HAZTE Gardener: Jardinero de Guerrilla

Guerrilla Gardeners: jardineros de guerrilla

Guerrilla Gardeners, vía Fox40
Un nuevo fenómeno se está abriendo paso en las grandes ciudades del mundo. Se trata de una guerrilla armada, pero no de fusiles ni de granadas, sino de un tipo de munción diferente, sumamente necesaria para la ciudadanía, acostumbrada a estar rodeada de bloques grises de cemento. 
Esta guerrilla “verde” ataca con flores, tallos, hojas, bulbos y semillas, ayudada de algunas palitas, algún que otro rastrillo, mangueras, carretillas, bolsas de tierra  y  regaderas.
Su propósito: llevar la prolija desprolijidad de la naturaleza a esos espacios abandonados de la ciudad, que de tanta falta de vida hacen que a uno directamente se le seque la boca.
El movimiento, que renació hace unos años en Londres (en realidad los primeros guerrilleros verdes independientes datan del 1800) y ya se desperdigó por multiples ciudades alrededor del mundo, como Paris, Los Angeles e incluso Buenos Aires, se llama “Guerrilla Gardening” -Guerrilla de jardinería- y podríamos definirlo perfectamente como un nuevo tipo de graffiti urbano, que se expresa con materiales vivos.
Los jardineros que toman por asalto lugares públicos y los embellecen no son otra cosa que activistas, que no piden permiso para llevar adelante lo que para ellos es directamente un derecho adquirido: un hábitat un poco más verde.
Richard Reynolds es el propulsor de la organización más notoria que existe hoy por hoy de este tipo de expresiones ciudadanas. 
Se trata de GuerrillaGardening.org, creada en 2004 con el simple propósito de embellecer el abandonado barrio de residencia de Reynolds, en el distrito de “Elefante y Castillo” (así se llama) de Londres. 
Sin embargo, lo suyo no quedó allí, ya que el sitio de la organización atrajo la atención de los medios y de muchos otros guerrilleros de la jardinería que andaban desperdigados por ahí, inspirando a miles de personas alrededor del mundo a sembrar semillas por doquier.
Hoy  por hoy el sr. Reynolds se dedica a hacer ataques con patrullas locales por Inglaterra y a viajar por el globo acompañando a otros guerrilleros y a su vez aprendiendo de ellos.
Richard, vía FunStuffCaffe
Tal es el furor, que en Australia, los guerrilleros verdes incluso han inspirado una serie de televisón.
Cada una de estas células “guerrilleras” lleva adelante un blog en el que dejan constancia de sus últimos trabajos, que suelen hacerse de noche, fuera de la mirada de la ciudadanía o de las autoridades. 
Ponerse de acuerdo no es complicado, la tecnología, de hecho, facilita enormemente el proceso: a través de las redes dejan asentado donde tendrá lugar la próxima acción, congregando a cuantos quieran sumarse.
Veamos algunos ejemplos:
El grupo de Guerrilla Gardening Argentina tiene un solo post, pero muestra claramente cómo se convoca gente para un encuentro.
La página de Facebook del grupo en Buenos Aires tiene bastante más actividad, con un último comentario que data de agosto de este año.
Este es el foro debate local, dentro del grupo global de Guerilla Gardeners. Fue iniciado por una argentina que invita a más guerrilleros a sumarse a la cruzada en Buenos Aires.
Y finalmente el blog Guerrilla Gardening Madrid, con unas cuantas entradas.
En estas acciones de guerrilla es importante usar plantas que no requieran muchos cuidados, las cuales deben colocarse, no en una plaza o lugar público que sea atendido periódicamente, sino en un espacio al que normalmente nadie prestaría atención ni cuidaría. Esto no quita que los lugares elegidos no sean en general bastante concurridos, de modo que el mensaje que se busca difundir cumpla su cometido.
A pesar de que estas acciones muchas veces violan las regulaciones de  las ciudades en donde ocurren, los guerrilleros no suelen esperar interferencias por parte de las autoridades, fundamentalmente porque estas tienen problemas más importantes que atender, y porque su accionar es por sobre todas las cosas benéfico.
Hay excepciones, como en el caso de este video, en el que se puede ver cómo la policía interviene  e igual el grupo decide continuar con las tareas a espaldas de los uniformados.
Al entrar a la página de la organización (http://www.guerrillagardening.org/) encontramos algunostips para difundir el mensaje y arrancar con una célula en la propia ciudad. Aquí algunos de ellos:
– Leer sobre las acciones que otras células han llevado a cabo, tanto en el blog de las mismas como en el chat de la comunidad.
– Postear en el chat de tu comunidad local (por ej, Bs As.) una imagen del espacio que a uno le gustaría mejorar y “atacar”.
– Esperar a que otras personas den su apoyo para llevar adelante la acción.
– Conseguir las plantas. Tienen que ser baratas, resistentes y cuanto más llamativas mejor, para dejar asentado el mensaje.
– Si el suelo es muy difícil se pueden usar “bombas de semillas”.
Yo me acabo de enterar de lo que son ¡y la verdad es que la idea me parece fantástica! Los guerrilleros las usan para sembrar en lugares de difícil acceso, y alcanza con solo arrojarlas sobre el predio. La erosión de la lluvia y el viento hace su trabajo y las semillas se desperdigan con rapidez. Al parecer esta técnica se empezó a usar a principios de siglo, arrojando las bombas de semillas desde aviones para recuperar las tierras arrasadas por incendios.  Les dejo el link original a la página en inglés y después prometo explayarme en castellano, así imitamos esta idea genial.
Además les dejo dos videitos que muestran cómo se hacen. El primero, con el creador de guerrilla Gardening de maestro y el segundo, que aunque está en inglés, es tan simple que casi no hace falta saber el idioma. Los ingredientes son cuatro: arcilla, compost, semillas y agua. Nada más.
¡Hasta vienen con gomeras! Estas son de una marca que se llama Green Aid
Seed bombs con forma de granada, vía JustLive.US
– Llevar materiales mejoradores de la tierra, por si hacen falta. Si podés hacer compost en tu casa, usando lombrices californianas, mejor, así te ahorrás unos pesos.
 Anunciar una fecha y finalmente llevar adelante las “tareas guerrilleras”.
– No olvidarse de limpiar el lugar, llevando bolsas plásticas para levantar los residuos.
– Luego podés compartir tus fotos y reportes mandando un mail adigs@guerrillagardening.org o posteandolos en la comunidad.
– Más allá de que la tarea haya sido exitosa, muchas de las plantas recién cultivadas necesitan cuidados posteriores, sobre todo riegos durante el período en que la semilla está germinando. Si no hay canillas cerca, habrá que llevar bidones.
 Lo ideal es que los vecinos se ocupen de ahí en adelante, por lo que no está de más charlar con aquelllos que viven en la zona o colgar algún cartelito haciendo un llamado a la comunidad.
También sirve mucho hacer volantes o posters contándole a la gente lo que se hizo y convocándola a unirse a la misión “verde”, cuidando las plantas.
– Si para vos todas estas tareas resultan intimidantes, no te preocupes, podés aprender de otros uniéndote a un grupo ya existente, siempre y cuando haya alguno operando en tu pueblo o ciudad. 
Averiguá cuáles son los grupos activos entrando al chat de la comunidad.
Los tips detallados más arriba no son más que  sugerencias, ya que la guerrilla la hace cada uno, de acuerdo a las propias posibilidades.
Para ver algunos casos de éxito, podés entrar al canal de videos de Youtube de la organización. Son muy inspiradores.
Existen variantes de este movimiento: en algunos lugares hay guerrilleros verdes que se dedican no sólo a sembrar flores, sino a levantar huertas urbanas en lugares públicos, para alimentar a la ciudadanía y librarla del rol pasivo de consumidor, convirtiéndola en artífice de la propia nutrición.
Investigando un poco sobre esta temática me encontré con este PDF, que me pareció fantástico y que les recomiendo ampliamente: 
“Huertos Urbanos Ecológicos y Desarrollo Sostenible
http://www.surcosurbanos.es/US03.pdf >> relata la historia de los huertos urbanos, con un material de archivo muy completo, lleno de imágenes históricas, que ilustran entre otras cosas cómo durante las guerras mundiales los países promovían los huertos para alimentar a la hambreada población.
Los guerrilla gardeners más extremos son los que llevan adelante su accionar intentando transmitir un mensaje de reforma agraria. Su protesta va en contra de la propiedad privada que descuida la tierra, no cultivándola ni dejando que otros la cultiven. 
Es decir, no se atienen como el resto de los guerrilleros a la idea de que sólo los espacios públicos deben ser cultivados, sino que piden una reconsideración de las leyes de la propiedad privada, para impedir que las tierras sean descuidadas y queden en desuso.
Una de las primeras manifestaciones de estos guerrilleros de la jardinería surgió en 1970 de la mano de Liz Chrsity, quien junto a los Green Guerrillas transformó un lote  abandonado de la ciudad de New York en un jardín público. 
Luego de llevada a cabo la acción, lograron que el alcalde de la ciudad les otorgara el predio, y hasta el día de la fecha el proyecto sigue en pie. Se encuentra en la esquina de bowery y Houston en NY.
Acá va un street view del jardín:
HACE CLICK ACÁ para ver el mapa más grande y navegarlo
Este es el link a la página del parque http://www.lizchristygarden.org/. El lugar aún es cuidado por voluntarios y se encuentra igualmente bajo la custodia del departamento de parques de la ciudad.
Existen otros casos de parques creados por la ciudadanía, como es el caso de People´s park, un predio abandonado y propiedad de la Universidad de California, que en 1960, en Berkeley California, fue convertido en parque público por un grupo de ciudadanos que reclamaba su puesta a punto. El parque está abierto al público desde entonces.
Son muchos los ejemplos y podríamos llenar páginas y páginas relatándolos…
Los guerrilleros de la jardinería ya se esparcieron por todo el mundo, y su accionar varía de país a país, con formas más o menos originales de llevar adelante su tarea y con ideales más o menos radicalesSon una expresión de la ciudadanía que sale a la calle para plantar la tierra y dejar en claro su mensaje de compromiso, trabajo por la comunidad y responsabilidad ciudadana.
¿Y vos? ¿Qué pensás de la guerrilla urbana de jardineros? ¡Dejá tu comentario!