La Conspiración para matar a Martin Luther King Jr – No es una teoría, sino un hecho

La Conspiración para matar a Martin Luther King Jr – No es una teoría, sino un hecho 




45 aniversario del asesinato de Martin Luther King

Conmemoran el 45 aniversario del asesinato de Martin Luther King

CONSPIRACIÓN EN EL ASESINATO DE MARTIN LUTHER KING



La bala fue precisaAtravesó la quijada hasta salir por entre el cuello y el inicio de la espalda, llevándose en su mortal recorrido la parte derecha de la mandíbula y destrozándole la yugular. Fue un golpe seco y el reverendo yacía en el suelo del segundo piso del balcón del hotel Lorraine, el 4 de abril de 1968, en Memphis, Tennessee.

Han pasado 42 años desde la muerte del doctor Martin Luther King Jr., el adalid de los derechos civiles y la igualdad racial en Estados Unidos, y las preguntas sobre una supuesta conspiración para matar al pastor protestante que puso de cabeza el ‘establishment’ blanco de la época siguen sin una respuesta concreta.


La continuación de los videos al final de articulo »»



Aunque hubo un acusado y un sentenciado, James Earl Ray, la propia familia de Kingsiempre pensó que detrás de la muerte del reverendo hubo algo más. Incluso, Dexter King, uno de sus hijos, se entrevistó en la cárcel con Ray y afirmó que no creía que él fuese el asesino.
Para los aficionados a las teorías de la conspiración, es difícil creer que un ladrón de poca monta como era Raypudiera orquestar un asesinato de esa magnitud en las narices del FBI, que vigilaba cada movimiento deMartin Luther King, por considerarlo un peligroso agitador, y sobre todo, un comunista en potencia.

Las claves de su muerte –como el del ex presidente John F. Kennedy y su hermano Robert, en la misma década– quedarán para siempreselladas en los archivos secretosdel FBI, pero alimentan aún más la leyenda alrededor de un personaje trascendental en la historia estadounidense.

LAS PISTAS DE RAY


Las crónicas sobre la muerte de King especulan que el líder civil de la no violencia presentía el final de su lucha por la igualdad.

Él llegó a Memphis a principios de abril del 68 para apoyar a los trabajadores negros de limpieza de esa ciudad.

La noche anterior, en su sermón, les dijo: “Dios ha permitido que llegara a la cima de la montaña y desde allí he visto la tierra prometida. Es posible que no vaya a la tierra prometida con ustedes”.

Horas después, alrededor de las 6 de la tarde de aquel 4 de abril, mientras conversaba con su chofer momentos antes de ir a una cena con un pastor local, un tiro directo acabó con su vida. Tenía 39 años.

Según las investigaciones, fue James Earl Rayquien disparó el rifle Remington Gamestermodelo 760 desde la ventana de un motel aledaño, donde se registró con un nombre falso. 


Ray salió corriendo y dejó el arma homicida cerca del lugar junto a binoculares, un visor, algunas latas de cerveza y un recibo de una tienda de armas, todo dentro de un paquete envuelto en una frazada azul. 

Demasiadas pistas como para un asesino profesional.

Ray siguió dejando rastros y huyó en un Mustang blanco, que abandonó días después en Atlanta, Georgia.

Gracias a esos datos, la policía y el FBI determinaron que las huellas dactilares encontradas en el rifle pertenecían a un tal Eric Starvo Galt, identidad que coincidía con el propietario del vehículo. 


Eric Starvo Galt era la identidad falsa con la queJames Earl Ray había vivido durante los últimos dos años, luego de escaparse de una prisión de Missouri en 1966.

Ray, según relata Mark Gribben en su libro “James Earl Ray, el hombre que mató a Martin Luther King”, había vivido en Canadá para despistar a las autoridades y tras conseguir un pasaporte de ese país cruzaba continuamente la frontera como traficante.

Luego regresó a Estados Unidos y vivió en Alabama, Nueva Orleans y Los Ángeles, donde tomó clases de baile, atravesando incluso sin problemas la frontera mexicana.

De un momento a otro, las pistas de Ray llegaron a Memphis, donde cometió el asesinato. La policía no lo atrapa sino hasta dos meses después, el 8 de junio de 1968, nada menos que en Inglaterra, cuando se disponía a tomar un avión hacia Bélgica bajo el nombre de George Ramon Sneyd.

Para los afines a la conspiración, es poco creíble que un ex convicto haya tenido el dinero suficiente para semejante periplo, contando su fugaz paso por Lisboa antes de llegar aLondres, además de la facilidad con que obtuvo un segundo pasaporte con la identidad de Sneyd.

CONFESIÓN DE PARTE


Luego de que lo extraditaron a Estados Unidos, el primer abogado que tomó su caso afirmó que su cliente formaba parte de un complot y que él fue contratado para cometer el crimen. 

Pero en 1969 él se declara culpable y recibe una sentencia de 99 años. Tan solo unos días después, Ray le envía una carta al juez retractándose de su confesión.

En los años siguientes, las investigaciones delCongreso no encontraron ninguna relación con el asesinato de King y algún plan para asesinarlo proveniente de alguna de las agencias estatales. Claro que dicha conclusión se tomó sin tener acceso a los archivos clasificados del FBI.

Sin embargo, la prueba hasta el momento irrefutable es que las huellas que se encontraron en el rifle asesino pertenecían a Ray. Si actuó solo motivado por el racismo y su oposición hacia la figura de King, o si formó parte de un plan orquestado, es algo que Ray se llevó a la tumba hace 10 años, cuando murió en prisión.

Muchos afirman que la organización terrorista para la supremacía blanca, Ku Klux Klan, estuvo detrás de su muerte, pero quienes lo refutan argumentan que el KKK no hubiese necesitado buscar a un rufián fuera de su organización para cometer el crimen y pagarle por ello.

Lo cierto es que el doctor Martin Luther King Jr. era un personaje incómodo para muchos en las altas esferas del poder, y también para los blancos segregacionistas que ahora tenían que compartir su espacio con los negros, gracias a las reformas impulsadas por el líder de los derechos civiles.

Su sueño de que los hombres no serían juzgados por el color de su piel, sino por su carácter, aún está lejos de hacerse realidad. 


Si bien los negros y los blancos pueden compartir un ómnibus y estudiar en las mismas escuelas, el racismo no se ha desterrado por completo de la sociedad estadounidense, ni tampoco de la sociedad en general. 

El legado del reverendo King será imperecedero, pero la lucha por la igualdad aún no concluye.

El anhelado sueño de la igualdad Martin Luther King Jr. será siempre recordado por uno de los mejores discursos pronunciados en la historia reciente. 


La Gran Marcha de Washington, en agosto de 1963, convocó a más de 200.000 personas, y fue el escenario propicio para unas palabras que hasta hoy retumban: “Yo tengo un sueño” (“I have a dream”).

“Sueño que un día los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad”. “Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad”. “¡Yo tengo un sueño!”.

Era el momento de la efervescencia por la igualdad. Un año después, King obtuvo el Premio Nobel de la Paz y consiguió el añorado derecho al voto y los derechos civiles que acabarían con el segregacionismo de los afroamericanos.

Sin embargo, King se enfrentaba ya a fuertes críticas de otras facciones, como las Panteras Negras, que propugnaban el nacionalismo negro y no estaban de acuerdo con su discurso pacifista. Años antes había tenido un intercambio de palabras con Malcolm X, otro líder prominente que se convirtió al Islam y que afirmaba que solo con violencia se conseguiría la emancipación del hombre negro.

En los años previos a su muerte, King viró su discurso y no solo propugnó la igualdad racial, sino la igualdad económica, y exigía la redistribución de la riqueza y el poder. Habló incluso de una lucha de clases, un discurso que olía a comunismo en la época más álgida de la Guerra Fría. Su férrea oposición a la Guerra de Vietnam atizó el fuego.
Con el consentimiento del procurador general, Robert Kennedy, el FBI inició una férrea vigilancia y agentes se infiltraron en su movimiento, sembrándole micrófonos para escuchar cada una de sus conversaciones.

La historia cuenta que uno de esos audios le fue enviado a King momentos antes de recibir el Premio Nobel, en Suecia, donde se escuchaba una orgía sexual en la que presuntamente participaba el reverendo.

PARA RECORDAR

Protagonistas de una larga historia
.Rosa Parks, una costurera de 42 años, será recordada como la mujer que prendió la llama hacia el fin del segregacionismo.

.En 1955, Rosa Parks tomó un ómnibus en Montgomery, Alabama, y se negó a cederle su asiento a un hombre blanco, lo que inició un boicot que lideró por entonces el debutante pastor Martin Luther King.

.En 1989, Douglas Wilder se convirtió en el primer gobernador negro de un estado (Virginia) en la historia del país.

.Dos negros han ocupado la Secretaría de Estado, uno de los cargos políticos más importantes del país: Colin Powell (2001-2005) y Condoleezza Rice.

.El Presidente Demócrata Barack Obama ha hecho historia convirtiendose en el primer presidente negro de Estados Unidos y posiblemente sea reelecto para cumplir un segundo periodo de gobierno.


:fuente:Por Gisella López Lenci. Periodista
http://www.temas.id-identidad.com/2010/10/conspiracion-en-el-asesinato-de-martin.html


nas/rh/msf
comments_image 

La Conspiración para matar a Martin Luther King Jr: No es una teoría, sino un hecho, según nuestro propio sistema legal

El 4 de abril de 1968, un jurado concluyó que el gobierno fue parte de una exitosa conspiración para asesinar a Martin Luther King, .


Al gobierno de Estados Unidos se les permite asesinar a sus propios ciudadanos? 
La pregunta estaba en el aire brevemente no hace mucho. 
4 de abril es un día excelente para revivirlo: El 4 de abril de 1968, el gobierno fue parte de una exitosa conspiración para asesinar al Rev. Dr. Martin Luther King, Jr.
Eso no es sólo algunas de ala tuerca teoría de la conspiración. No es una teoría.Es un hecho, de acuerdo con nuestro ordenamiento jurídico.
En 1999, en el condado de Shelby, Tennessee, Jowers Lloydfue juzgado ante un jurado de pares (formado por partes iguales de los ciudadanos blancos y negro) bajo la acusación de conspirar para matar al doctor King. 
El jurado escuchó el testimonio durante cuatro semanas completas.
En el último día del juicio, el abogado de la familia del Luther King (que presentó una demanda contraJowers) concluyó su alegato diciendo:”Nosotros estamos tratando que hubo un contubernio entre los agentes de la ciudad de Memphis y los gobiernos del Estado de Tennessee y los Estados Unidos de América. Les pedimos que investiguen y encuentren que esa conspiración existió. “
Le tomó al jurado sólo dos y media horas para llegar a su veredicto:
Jowers y “otros, incluyendo agencias gubernamentales, eran parte en la conspiración.
No sé si el veredicto del jurado refleja la verdad de los hechos de lo que ocurrió el 4 de abril de 1968. Los jurados han sido conocidos por cometer errores y (probablemente bastante más a menudo) los jurados han cometido errores que siguen siendo desconocidos.
Pero dentro de nuestro sistema de gobierno, cuando se comete un delito, es un jurado, y sólo un jurado, que tiene derecho a decidir sobre los hechos. Si un jurado comete un error, la única manera de corregirlo es regresar a la corte y establecer una versión más convincente de los hechos. Ese es el trabajo de la rama judicial y no al ejecutivo.
Hasta ahora, nadie ha ido a los tribunales para impugnar el veredicto sobre el asesinato de King.
Sin embargo, la versión de la historia de la mayoría de los estadounidenses saben es muy diferente, ya que se ha formado mucho más por el ejecutivo de la rama judicial. Justo después de que el jurado emitió su veredicto, elDepartamento del Gobierno Federal de Justicia se apresuró, sin escatimar esfuerzos. en tratar de refutar la versión de los hechos que el jurado había ratificado – no en un tribunal de justicia, sino en el “tribunal” de la opinión pública.
El esfuerzo del gobierno fue inmensamente exitoso. 
Muy pocos estadounidenses son conscientes de que el juicio ha pasado, y mucho menos que el jurado estaba convencido de que había una conspiración que involucraba al gobierno federal.
Para entender por qué, vamos a reflexionar sobre cómo se hizo la versión de la historia que entiende el público en general: 
Tomamos los datos que tenemos, que rara vez son completos, y luego rellenamos los huecos con nuestra imaginación – en su mayor parte, con nuestras esperanzas y / o miedos. 
El resultado es un mito: no es una mentira, sino una mezcla de hechos probados y las ficciones generados por nuestras imaginaciones.
En este caso, tenemos dos mitos básicos en conflicto.
Se trata de una historia que los estadounidenses han estado contando desde los primeros días de nuestra nación:
En la época no tan alegre como colonia de Inglaterra antigua, la gente podría ser encarcelada o incluso ejecutada por el capricho de algún funcionario del gobierno. 
No tenían derecho a demostrar su inocencia en un tribunal justo e imparcial. 
Hemos librado una sangrienta guerra para sacudirmos el yugo británico precisamente para garantizar los derechos básicos: como el derecho a un juicio justo por un jurado compuesto por nuestros compañeros. 
Queremos luchar de nuevo, si es necesario, para preservar ese derecho fundamental. 
Esta historia explica por qué se supone que debemos dejar que un jurado, y sólo un jurado, quien determine los hechos.
(Por extraña coincidencia, cuando estaba escribiendo este correo me llegó con mi llamada para servir en un jurado local. 
El sitio web que me dirigió a mí instó a sentir “un sentido de orgullo y respeto por nuestro sistema de justicia”, porque ” el 95 por ciento de todos los juicios con jurado celebrados en el mundo tienen lugar en los Estados Unidos. “)
Luego hay otro mito, una historia que dice que el gobierno federal sólo ha asesinado a ciudadanos estadounidenses que eran personas realmente malas y dirigida para hacernos daño al resto, el gobierno nunca asesinar a un ciudadano inocente. 
La mayoría de los estadounidenses devotamente Esperamos que esta historia sea verdadera.
 Y la mayoría de los estadounidenses no ponen a MLK en la categoríael “chico malo”. 
Así que se resisten a creer lo que el sistema legal nos dice de verdad sobre su muerte.
Quizá muchos de los estadounidenses no estarían demasiado preocupado por la noticia de que el gobierno local enMemphis o incluso el gobierno del estado de Tennessee estaban involucrados. 
Todavía hay un montón de prejuicios en contra de los blancos sureños. 
Pero el gobierno federal? 
Es un pensamiento demasiado chocante para la mayoría de los estadounidenses incluso a considerar. Así que rellenar los hechos con lo que ellos quieren creer – y el mito de James Earl Ray, “el asesino solitario”, sigue vivo, sano y salvo.
Puesto que el mito popular, que es el que los medios de comunicación corporativos siempre han levantado. 
Después de todo, su trabajo es vender periódicos y aumentar la audiencia con el fin de aumentar las ganancias. 
Sólo unos días después de que terminara el juicio, el New York Times, nuestro “periódico de referencia”, se esforzó mucho para poner en duda el veredicto y asegurar a los lectores, en su titular, que el juicio tendría “poco efecto” – un exacta, aunque sí fufilling, la profecía.
Imagínese si el acusado no hubiera sido un sureño blanco y sí, un hombre negro, con vínculos conocidos no con el gobierno sino con el Partido de las Panteras Negras.
Usted puede apostar que el veredicto habría sido portada en todos los rotativos y la conspiración se conocería a todos los estadounidenses y estaría consagrada en todos los libros de historia como la verdadera versión de los hechos.
Nada de esto significa necesariamente que el gobierno federal y los medios de comunicación estén encubriendo hechos reales. Tal vez lo son, tal vez no lo son.
Una vez más, yo no pretendo saber lo que realmente sucedió el 4 de abril de 1968.
Pero sin duda había gente en el gobierno federal que pensaban que tenían buenas razones para unirse a una conspiración para deshacerse del Dr. King.
Estaba profundamente en la planificación de la Campaña de la Gente Pobre, lo que elevaría la pobre gente de toda raza y etnicidad a Washington, DC
El plan era hacer que acampar en el centro comercial hasta que el gobierno promulgó reformas económicas importantes para levantar a todos de la pobreza. 
Eso significaba que la redistribución de la riqueza – una idea que tenía sentido para el Dr. King, quien fue un duro crítico de los males del capitalismo.
También significó que unir a lospobres blancos y no blancos, para persuadirlos de que el sufrimiento que ellos tenían en común era más fuerte que el prejuicio racial que los dividía. 
El Dr. King no tenía que ser un profeta para prever que los blancos culparían a los no blancos, en lugar de a los ricos, de sus problemas ya que así sería más fácil bloquear las medidas de redistribución de la riqueza. 
El efecto unificador de la Campaña de la Gente Pobre era un problema para aquellos cuya riqueza podría ser redistribuida.
Al mismo tiempo, el Dr. King fue el crítico más famoso y respetado de la guerra en Vietnam
En 1968 fue constantemente predicando que la guerra no era más que un trágico error. 
Era la consecuencia lógica de la forma de vida americana, basado en lo que él llamaba las inextricablemente vinculados “trillizos” del militarismo, el racismo y el materialismo. 
Si hubiera vivido, la Campaña de la Gente Pobre se habría convertido en un poderoso vehículo para atacar a los tres y que muestra hasta qué punto son inseparables.
Sí, un montón de gente en el gobierno federal pareció que tenía una buena razón para poner fin a la labor del Dr. King. Pero eso no prueba la complicidad del gobierno federal en una conspiración para matarlo.
Así que vamos a suponer por un momento, sólo por el bien del argumento, que el jurado se equivocó, que James Earl Ray hizo los disparos y actuó solo. 
El gobierno federal todavía tendría buenas razones para suprimir el mito de la conspiración. 
En esencia, todos esos motivos se reducen a una cuestión de confianza. 
Ya que existe desconfianza inmensa en la versión del gobierno federal. 
Imagínese si todo el mundo supiera lo que todos los libros de historia dicen, que nuestro ordenamiento jurídico ha establecido como un hecho la complicidad del gobierno en el asesinato.
Si el gobierno federal tiene un argumento convincente de que el jurado se equivocó, todos lo merecemos escuchar. 
Hay una pequeña ventaja de haber incertidumbre flotando en el aire después de 45 años. 
Pero el gobierno debe argumentar su inocencia en audiencia pública, ante un jurado de nuestros compañeros.
En Estados Unidos, sólo tenemos una manera de decidir los hechos de la culpabilidad o la inocencia: no a través de los medios de comunicación o con chismes o con la imaginación, sino a través de la maquinaria de molienda lenta del sistema judicial. 
Al menos esa es la historia que quiero creer.
Ira Chernus es profesor de Estudios Religiosos en la Universidad de Colorado en Boulder y autor de ” MythicAmerica: Ensayos . “El blog en MythicAmerica.us .


MARTIN LUTHER KING JR.

El Mesías negro

por SONIA APARICIO. Ilustración: MARÍA QUESADA
———————————————————————
El distrito de Sweet Auburn, en Atlanta (Georgia, EEUU) es hoy Lugar Histórico Nacional. 
Miles de visitantes pasean cada año por el barrio que vio nacer y crecer aMartin Luther King Jr., en torno al 501 de la Avenida Auburn, casa natal del reverendo baptista que lideró la lucha por los derechos civiles en EEUU,consciente de estar librando una batalla mundial por los Derechos Humanos.
Los niños que, como King, vivían, jugaban y trasteaban por estas calles no imaginaron nunca que su país tendría un día un presidente negro. 
La segregación racial y la supremacía blanca avivaban el sueño de un mundo más justo, pero en sus mentes infantiles, la flamante residencia deWashington sólo tenía un color.
En 1964 el premio Nobel de la Paz ensalzaba la figura de Martin Luther King Jr. como «la primera persona del mundo occidental que ha demostrado que una batalla puede ser ganada sin violencia, la primera en haber hecho de su mensaje deamor fraternal una realidad a lo largo de esa lucha, y la que ha llevado ese mensaje a todos los hombres, a todas las naciones y a todas las razas». Su lucha le costó la cárcel. Y la vida.
El cine, el arte y la literatura han parido numerosas obras sobre el racismo, el apartheid, la injusticia racial, el sinsentido y la crueldad del Ku Klux Klan… 
Fueron años convulsos cargados de capítulos dramáticos, épicos, históricos, enArkansas, Carolina del Norte, Tennessee, Georgia, Mississippi, Alabama..
Como el asesinato del adolescente Emmett Till en Mississippi por silbar a una chica blanca; la valentía de Rosa Parks negándose a ceder su sito a un blanco en el autobús; el boicot a las compañías de autocares de Montgomery o Tallahassee; los insultos y agresiones a los primeros estudiantes negros en Little Rock o la entrada de James Meredith, escoltado por el Ejército, al campus de Mississippi; los asesinatos impunes, las sentadas pacíficas, las cargas policiales, las detenciones de manifestantes o la gran marcha sobreWashington por el empleo y la libertad. 
Quienes creyeron que la desobediencia civil y la no violencia eran el camino para combatir la discriminación racial, encontraron en el reverendo de Atlantael pastor a seguir.
La Proclamación de Emancipación de Abraham Lincoln, en 1863, fue el punto de partida de un proceso que ha durado más de un siglo. 
Hubo que esperar al 17 de mayo de 1954 para que la Corte Suprema de EEUU declarara inconstitucional la segregación racial en las escuelas, y tuvieron que pasar casi 10 años más para que la Ley de Derechos Civilesfuera una realidad. 
Luther King lideró el movimiento social que demandaba la igualdad real de todos los ciudadanos establecida en la Constitución
Y si hoy el racismo sigue siendo una lacra social, nada tiene que ver con las desigualdades e injusticias que inspiraron su lucha, inmortalizada en su Carta desde una cárcel de Birmingham o en el histórico discurso ‘Yo tengo un sueño’, un siglo después de la Emancipación:
«Cien años después, la vida del negro es todavía minada por los grilletes de la discriminación
Cien años después, el negro vive en una solitaria isla de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material. 
Cien años después, el negro todavía languidece en los rincones de la sociedad estadounidense y se encuentra a sí mismo exiliado en su propia tierra».
Cuenta Taylor Branch en ‘Martin Luther King y su tiempo’ que la autopsia que le hicieron al reverendo de Atlanta tras su asesinato reveló el corazón de un hombre anciano en un cuerpo que aún no había cumplido los 40 años, interpretado como la evidencia del coste físico y personal de las mil y una batallas que libró. 
Sus restos descansan hoy junto a los de Coretta en el Centro King de Atlanta, muy cerca de la casita de la Avenida Auburn que le vio nacer.
———————————————————————
CRONOLOGÍA
1863. Proclamación de Emancipación de Abraham Lincoln. 
1865. Termina la Guerra de Secesión. Nace en Tennessee el Ku Klux Klan. La decimotercera enmienda deroga oficialmente la esclavitud.La decimoquinta enmienda prohíbe la discriminación al voto por motivos de raza. 
15.01.1929. Martin Luther King Jr. Nace en Atlanta (Georgia, EEUU). En 1963 se casa con Coretta Scott. 
1954. El Supremo declara inconstitucional la segregación racial en las escuelas de todo el país. 
1955. Boicot contra la compañía de autobuses en Montgomery, tras el incidente de Rosa Parks
20.12.1956. El Supremo declara ilegal la segregación racial en los autobuses. 
1957. King viaja a La India, donde se acerca a la filosofía de Gandhi de la no violencia. La Guardia Nacional impide la entrada de 9 alumnos negros en la escuela de secundaria de Little Rock (Arkansas).
1960. ‘Los 4 de Greensboro (Carolina del Norte) se rebelan contra la segregación sentándose en la barra de una cafetería, reservada para blancos. La sentada se extiende como forma de protesta.
1963. King es arrestado durante una protesta pacífica y escribe su ‘Carta desde una cárcel de Birmingham’. Acuerdo de Birmingham contra la segregación en escuelas, restaurantes y tiendas. Gran marcha sobre Washington: ante más de 250.000 personas, pronuncia su discurso ‘Tengo un sueño’
02.07.1964. Asiste a la Casa Blanca a la firma de la Ley de Derechos Civiles. Ese mismo año obtiene el Premio Nobel de la Paz y es nombrado ‘Hombre del Año’ por la revista ‘Time’. 
1965. La Ley de Derechos Electorales acaba con las prácticas de coacción e intimidación para votar. 
04.04.1968. Martin Luther King Jr. es asesinado en Memphis (Tennessee, EEUU). 
1983. Se establece el Día de Martin Luther King, cada año el tercer lunes de enero.
Octubre 2005. Obama da las gracias a Rosa Parks al ser elegido el tercer senador en la Historia de EEUU.
04.11.2008. Obama, primer presidente negro elegido en EEUU. Reelegido en 2012.