Falacias sobre la sostenibilidad de las pensiones públicas

¿Son sostenibles las pensiones públicas? 


A propósito de la sostenabilidad de las pensiones

Pensiones

Escrito por: kikamondelo el 19 Dic 2012 – URL Permanente

Pues si. Pensiones. Y Públicas. Jamás privadas, que es lo que quieren: más dinero real producido por la ciudadanía, para rellenar el inmenso cráter lunar que tienen en sus cuentas; y para volver a jugar al casino con él.

Y mienten como bellacos. Como lo que son: canallas psicópatas genocidas.

Vamos a ver. ¿De qué están hablando?

Ya. De que no hay bastantes trabajadores para mantener a tanto viejo.

Me tienen hasta los mismísimos porque llevan diciendo lo mismo desde que tengo uso de razón.

También lo decían antes de empezar este milagro del genocida Aznar que nos ha traído estos lodos.

Entonces, cuando empiezan en todo el planeta, a liberalizar todo el suelo excepto el expresamente protegido; bajar los intereses del dinero para poder crear demandantes de ladrillo; y empezar a construir hasta la arena del mar, hizo falta mano de obra que no teníamos.

Y como el mundo es como es, vinieron emigrantes incluso allende los mares. Y nos pagaron la sanidad, las pensiones… El superávit que tuvo Aznar, vamos.

Pero no importa. Repiten argumentos estúpidos como ése. Porque nos creen estúpidos como ellos.

El problema de la sanidad, educación, pensiones y todo, es la ausencia de trabajo derivada de no haber invertido en décadas en la economía real.

Cayó el muro de Berlín y cayó el pacto europeo.

Desde ese momento, a la “isla” Europa le ha caído el capital tal y como estaba y está cayendo sobre los cuerpos de los africanos, asiáticos o americanos.

Este capital no sólo no invirtió en la economía real, la que de verdad fabrica, presta un servicio, o cualquier otra cosa que vemos como hoy está cayendo irremediablemente.

La codicia es un mal perverso.

Primero, para ganar más dinero en fábricas, las grandes compañías se fueron a China, o a Marruecos, o a Brasil.

Así, con trabajo esclavo, sin sindicatos y con dictaduras, podían hacerle a Amancio Ortega, vestidos a cuatro pesetas.

Craso error. Si quitas el trabajo a tu “cliente”, en algún momento dejará de comprarte y tendrás que comerte tus vestidos como aderezo de, por ejemplo, una sopa de ajo.

Pero como son tan NEOBURROS, “cortoplacistas” —otro término en boga—, pues no ven más allá de sus narices.

Y empiezan los problemas gordos. Porque el papel de Europa, ya lo he dicho muchas veces, era el de consumir todo lo que se produjera en el mundo.

Bueno, no pasa nada, hacemos otra burbuja y tó arreglao.

Y con la burbuja, callaron un poco la letanía de las pensiones insostenibles porque, a todos luces, no sólo eran sostenibles sino que permitieron hasta la creación de una hucha para malos tiempos.

Los viejos no eran insostenibles emperrados en vivir tanto: si hay trabajo no hay problema

Y pasaron al centro de la diana a los mismos emigrantes que nos estaban pagando el estado del medioestar, como dice Llamazares.

Estos psicópatas siempre tienen que crear odio y división para su propia supervivencia. Como había dinero, ganado el 99 por cien con el sudor de la gente, la tensión podría relajarse. Y eso no le conviene la capital que gobierna con el miedo.

Entonces crea otra: la tensión de no tener que luchar por encontrar un puesto de trabajo.

Y la emprendieron con ellos, los emigrantes; los mismos a quienes después de que nos pagaran todo en la bonanza, les hemos dejado tirados sin medicinas ni para el sida ni para un catarro.

Ni qué decir que, si en vez de hacer ladrillo se hubieran fabricado relojes suizos, el superávit sería mayor.

Pero el capital sólo quiere dinero y más dinero para ser el más rico del cementerio.

Esto de Investigación+Desarrollo+innovación, tiene recorrido. Y la élite económica española es la más vaga e ineficiente, casi me atrevería a decir que del mundo.

Aquí es rentista, de toda la vida. Qué inventen ellos.

Y que los españoles sean los peones, las camareras…, de Europa.

Poca cualificación sobre todas las cosas: trae consigo, además, el valor añadido de la ignorancia. Y ay amigo, lo de la ignorancia es muy goloso para NEOBURREZ.

Éstos no son ignorantes sino NECIOS: el colmo de la estupidez.

Tanto que piensan que en los tres años que lleva Grecia, se puede bajar del medioestar a la miseria sin que ocurra una catástrofe.

Ni qué decir de hacer una limpia de los derechos ciudadanos en un año.

Que se vayan preparando los franceses: los sesudos estudios ya ven en ellos el principal problema del euro en 2013.

Y mientras, ellos a lo suyo, a hacer caja y ganar tiempo: lo necesitan como el aire.

Tiempo para rehacerse y volver a liarla.

Y las pensiones, como la sanidad, es caja de dinero real. Así que vuelven con la matraca.

Explico alternativa.

Me hice un plan de pensiones privado. Aporté durante más de diez años quince mil pesetas al mes; noventa euros a partir de 2002.

Los planes de pensiones privados son otra estafa tipo preferentes. Si no, que se lo pregunten a los empleados de ENRON, aquella empresa de energía que iba a hacer un gaseoducto de Bolivia hasta California, y lo único que hacía era untar a empleados de eléctricas para que desenchufarán y así subiera el precio de sus acciones.

Como era humo, como humo se fue. Y con ella todas las jubilaciones de sus empleados que, a partir de la estafa, tuvieron que comenzar de cero patatero. Y algunos pasaban de los 40 años.

A mí, que pude rescatarlo al cambiar sustancialmente mis condiciones económicas por quedarme en el paro antes que nadie —siempre he sido precoz—, me dieron año y medio 500 euros al mes.

Tuve mucha suerte. Quienes se hayan hecho planes de pensiones, que se fijen bien en lo que tienen. Yo me fijaba y veía que, a partir de no sé qué año, descendía casi cada mes.

Porque esos planes de pensiones son “productos” financieros que especulan en el mercado global. Y según le vaya al mercado, así le irá a tu jubilación.

Vamos, que se convierten en dinero de casino para apostar: se juegan la hacienda de los demás. Y cuando llegan las quitas, a los primeros a quienes quitan es justo a los fondos de pensiones.

De hecho, la preclara angelita tiembla porque sus bancos se han jugado y han perdido las jubilaciones de sus ciudadanos.

A los alemanes les cayó una gran desgracia además del muro: la mamporrera de angelita, que sólo es hábil en ocultar cadáveres y echar ambientador en el continente para que no huela a euro muerto.

Ella, que venía del Este, los igualó en la miseria en la que había nacido. Eso sí, sirviendo cafés a Khol, se garantizó un futuro mejor ¿?

No lo sé. Se ha convertido en el objeto de odio de toda Europa. Y en su tierra, por mucho que mientan, no ha ganado ni una elección desde que está en el poder en precario, asistida por los que sí se llaman a sí mismos “liberales”.

En enero tiene elecciones en lo que hasta ahora ha sido un feudo imbatible de la CDU: Baviera.

Capaz es de perder hasta ahí.

Pues en algún momento sus conciudadanos tendrán que saber que han perdido sus fondos de pensiones porque se les jugó en una noche de farra su BANCA/CAPITAL GENOCIDA.

Y les/nos pasará a todos lo que en la magnífica USA: trabajas hasta que te mueres; y si enfermas, que te den.

Elige el puente donde morirte.