Las Maras, una historia de horror y muerte

Las Maras, una historia de horror y muerte

Vicky Peláez

19:37 31/05/2013
Columna semanal por Vicky Peláez

Estamos en el lugar en que se encuentra el hombre / Estamos en el lugar en que se asesina al hombre, / en el lugar/ en que los pozos más negros se sumergen  en el hombre (Roque Dalton, 1935-1975, “Canto a Nuestra Posición”)
El anuncio de las temibles bandas juveniles hondureñas pidiendo tregua con el gobierno, siguiendo el ejemplo de sus colegas, las maras salvadoreñas iniciado hace un año, requiere una reflexión y un análisis para entender lo que pasa en estos dos países donde,  después de más de 190 años de independencia no se logra la paz.
El tiempo de las guerrillas, revoluciones, contrarrevoluciones  e invasiones norteamericanas, aparentemente ha perdido impulso y ha agotado  posibilidades. 

El neoliberalismo ha logrado imponer su ideología del mercado libre con un puño oculto para reforzar su vieja estrategia del “desarrollo del subdesarrollo” en su “patio trasero” con el fin de perpetuar el dominio de los globalizadores al servicio de las trasnacionales.

El nuevo modelo socio económico pudo eliminar la violencia revolucionaria y la contrarrevolucionaria pero ha creado al mismo tiempo condiciones para la violencia criminal y el narcotráfico. 
Según las Naciones Unidas, Honduras de 8,5 millones de habitantesactualmente es el país más violento del mundo donde se registra un promedio de 20 homicidios al día y, se calcula que no menos de 600.000 personasestarían involucrados directa o indirectamente en las pandillas si se toma en cuenta a los familiares y a las comunidades donde residen los mareros. 
Un 90 por ciento de los homicidios es atribuido por las autoridades a los miembros de MS-13 o a la Mara Salvatrucha y al M-18 o la mara del Barrio 18.
Los miembros de estas pandillas son contratados por los carteles del narcotráfico que debe aportar significativamente al presupuesto de Honduras, si tomamos en cuenta la existencia de más de 300 pistas clandestinas y que de acuerdo al Comando Sur norteamericano que tiene cuatro bases militares en el país, en el año 2011 más de 100 aviones descargaron droga y  275 narcolanchas entraron en Honduras para llevársela  a los Estados Unidos. 
La Oficina de Asuntos internacionales de Narcóticos y de la Aplicación de la Ley de EE.UU. estimó que el 79 por ciento de aviones que salen de Colombia con cocaína aterrizan en Honduras
Sin embargo, en agosto de 2011, el ejército norteamericano retiró sorpresivamente el radar de vigilancia  y alerta tempranaAN-TPS-78 instalado en Puerto Lempira, dejando el cielo de Honduras abierto para los narcovuelos.
Hasta marzo de 2012, El Salvador con seis millones de habitantes era el segundo país más violento  del  mundo por detrás de Honduras. 
Las maras eran responsables también por el 90 por ciento de asesinatos que se incrementaron después de aplicar el gobierno la “mano dura” en 2004.  

Se producía diariamente un promedio de 17 asesinatos al día y según el exministro de Seguridad y uno de los promotores de la tregua con las maras, David Munguía Payés, aproximadamente medio millón de personas estarían involucradas tácita o implícitamente en pandillas en El Salvador. 

Un año después de las conversaciones entre el gobierno y los líderes de las maras más violentas del país, los asesinatos has descendido drásticamente, pasando de 17 homicidios diarios a cinco pero las extorsiones han continuado.
Por supuesto que tanto en El Salvador como en Honduras ya en los años1950 y 1960 existieron agrupaciones de jóvenes que se enfrentaban entre ellas a “puño limpio”, como en otras partes de Centroamérica y Latinoamérica
Sin embargo, las maras es un fenómeno de los años 1980 cuando más del 25 por ciento de la población salvadoreña trató de salir del país para escapar de la  de la guerra civil que duró de 1980 a 1992. 
En aquellos años más de 75.000 habitantes  perdieron su vida o se convirtieron en desaparecidos. 
El fin de la guerra civil no redujo la presión para emigrar debido a la crisis económica. 
Se calcula que actualmente unos dos millones de salvadoreños  viven en el extranjero de los cuales 1,6 millones, es decir el 26 por ciento de la población nacional, reside en los Estados Unidos cuyas remesas al país superan unos 4 mil millones de dólares al año lo que constituye un 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador.
Los inmigrantes salvadoreños  al encontrar alojamiento en  los barrios pobres de Los Angeles, Nueva York y otras ciudades norteamericanas sufrieron el maltrato, el abuso  y el desprecio de los  mexicanos, afroamericanos y estadounidenses blancos. 
Entonces un grupo de los más aguerridos jóvenes salvadoreños de la calle 13 de Los Angeles, que sobrevivieron la violencia de la guerra civil, de la cual aprendieron que las disputas tanto individuales como colectivas las gana el más fuerte y el más violento, decidieron organizarse  formando la Mara 13 o Salvatrucha para poner fin al abuso. 
Primero, se enfrentaron a la Mara 18 de la calle del mismo número compuesta principalmente por los inmigrantes mexicanos. Después, tuvieron encuentros violentos con las pandillas afroamericanas  los “Crips” y los “Bloods”.
La MS-13 empezó a crecer y adquirir la fuerza haciendo actos de violencia como asesinatos por encargo, acciones tipo comando de asaltos,  secuestro, robo, extorsiones, venta de armas, contrabando y comercialización de drogas etc., 
El común denominador de sus miembros ha sido su procedencia de hogares pobres afectados por la violencia intrafamiliar, abandono, maltrato, abuso, la exclusión y marginalización  social. 
La mayoría de los jóvenes, cuya edad oscila entre 12 y 21 años, sin educación, ni oportunidades laborales, excluidos en El Salvador, prácticamente no fueron aceptados por la sociedad norteamericana. 
Así, instintivamente trataron de juntarse en una pandilla para asegurar su propia sobrevivencia.
Poco a poco, pero siempre usando extrema violencia, la MS-13logró posesionarse en el mundo delictivo norteamericano  y dejó de ser exclusivamente salvadoreña porque aceptaron en sus filas a hondureños, guatemaltecos y posteriormente algunos mexicanos.  
Los mareros llamados  “salvatruchos”, es decir “salvadoreños espabilados” atrajeron la atención de la FBI y la DEA quienes trataron de destruir en vano a la MS-13 cuya estructura para este momento se expandió tanto, que las instituciones represivas norteamericanas se sentían impotentes de poner punto final a esta  organización mara. 
Lo único que les quedó fue deportar a los mareros detenidos a sus países de origen, que en su mayoría eran de El salvador, Honduras, Guatemala y México.
Con estas medidas, las autoridades norteamericanas abrieron posibilidades para la internacionalización de las maras, tanto de la MS-13 como de la M-18
Al ser deportados a sus países de origen donde no existían oportunidades para la reeducación y la inserción de los mareros en la vida productiva del país, no les quedó otra oportunidad que  recurrir al crimen y la violencia en sus países de origen o mejor dicho el de sus padres ya que la gran mayoría había nacido en los Estados Unidos. 

Siguieron allí con sus mismas leyes, costumbres, gestos, señales, el lenguaje y el tatuaje adoptados en Norteamérica y captando a miles de jóvenes, arrojaron su país  a las garras del crimen, el secuestro, narcotráfico etc, etc.

Estando la mayoría de sus viejos líderes detenidos y encarcelados tanto en El Salvador como en Honduras, los cabecillas rivales encarcelados de la MS-13 y los de la mara delBarrio-18 en El Salvador hicieron hace un año un pacto de tregua promovido por el obispo castrense Fabio Colindres y Raúl Mijango, exguerrillero del Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí (FMLN). 
Pidieron a cambio mejoras en sus condiciones en la prisión y un relajamiento de la política de la “mano dura” del gobierno. 
Aparentemente el gobierno accedió a la petición de los mareros aunque el presidente Mauricio Funes insistiera en sus declaraciones a la prensa que su administración no estaba participando en las negociaciones con los criminales. 
A pesar de la retórica gubernamental, las condiciones penitenciarias han mejorado para los líderes de la MS-13 y la M-18. 

Como la consecuencia la violencia se disminuyó pero las extorsiones aumentaron.

Ahora los dirigentes de las ambas maras en Honduras anunciaron el 28 de mayo desde la cárcel  de San Pedro Sulauna tregua pidiendo perdón a Dios, la sociedad y a las autoridades, implorando una oportunidad para detener tanto derramamiento de sangre. 
También llamaron a las autoridades a abrir un diálogo para la pacificación del país a cambio de un espacio de rehabilitación y trabajo para sus miembros. 
Ofrecieron “cero violencia en las calles, cero crímenes como un primer paso”.
Sin embargo, el portavoz de la MS-13, llamado Marcos contestó al ser consultado sobre las extorciones que “no hablemos aún de extorciones, vayamos paso a paso, vayamos paso a paso, primero cero crimen y cero violencia que perjudica a los seres humanos, empecemos a hablar de encontrar la manera de desenvolvernos”.  
A la vez un representante de la M-Barrio 18 también dio palabra de cero violencia exigiendo que la policía “deje de matarnos” como una condición para el diálogo. 
También recalcó igual que su colega de la MS-13 que “han sido la falta de ingresos y trabajo lo que nos empujó a llevar esta mala vida”.
Y allí reside el problema. 
Ambos países carecen actualmente de condiciones para reinsertar a los miles de jóvenes mareros en la sociedad que también es reluctante de hacerlo. 
En la encuesta del diario La Tribuna del pasado 30 de mayo,el 32 por ciento de participantes declararon que la tregua no beneficiará a nadie, el 29 por ciento opinó que favorecerá a los pandilleros, el 26 por ciento consideraron que beneficiará a todos y el 13 por ciento, a la sociedad.
¿De otro lado, qué oportunidad puede ofrecer El Salvador  a miles de jóvenes mareros, aparentemente deseosos de poner fin a la violencia y ser miembros de la sociedad, cuando el 58.6 por ciento de la población vive en la pobreza y de ellos el 27.7 por ciento en la pobreza extrema? 
En seis de los 14 Departamentos (Cabañas, Ahuchapan, La Unión, Morazán, Chalatenango y San Vicente) dos de cada tres habitantes viven en la pobreza. 
En el país no hay generación de empleo mientras que la población económicamente activa (PEA) ha subido en los últimos cuatro años en casi 10,000 personas. 
Hay 600,000 negocios y sólo 161,000 están registrados en el Ministerio de Economía. 
Más del 50 por ciento de la PEA labora en el sector informal y hay un gran porcentaje de trabajadores en las empresas formales que están empleados como informales.
En Honduras la situación económica después del golpe de Estado en 2009 contra el presidente legítimamente elegido Manuel Zelaya empeoró. 
El índice de la pobreza aumentó del 59  al 65 por ciento y prácticamente todo el país está en venta. 
Siguiendo las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) el gobierno de Porfirio Loborecortó el gasto público, redujo las prestaciones sociales y devaluó la moneda nacional lempira, lo que generó la disminución de las reservas internacionales a 200 millones de dólares. 

Hay pocas oportunidades para los jóvenes encontrar un trabajo adecuado. 

Hay 229 maquiladoras norteamericanas que emplean 139,000 obreros de los cuales 69 por ciento son mujeres jóvenes.
¿Entonces, de qué reinserción de los pandilleros pueden hablar los gobiernos si carecen de recursos e infraestructura? 
En la época de severa crisis económica el presidente Porfirio Lobo y su homólogo salvadoreño, Mario Funes están soñando con las donaciones extranjeras para solucionar este problema, mientras, los europeos están pidiendo  plata a la América Latina y los norteamericanos, tramando nuevas ganancias para sus transnacionales. 
Lo que se necesita para encontrar el espacio adecuado para cada ser humano es transformar la sociedad, haciendo esta tarea en conjunto y horizontalmente para transformar cada país en lo que el poeta salvadoreño, Pedro Geoffroy Rivas decía: “Patria con esperanza, firme, pura y limpia”.  


LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

———————————————————————————————
 

La Vida Loca

Publicado el 28/08/2012

Aqui pueden ver como son las cosas reales en las pandillas en el salvador y esta pelicula fue gravada por el periodista poveda
————————————————————–
Maras y Pandillas callejeras

Orígenes Históricos de las Maras

La historia de las pandillas callejeras Hispanas extienden su origen a mediados de los años 40, a raíz de un conflicto limítrofe entre Estados Unidos y México, que terminó en guerra en 1846.

En este período se anexan a los Estados Unidos varios territorios que habían pertenecido a México. Estos territorios hoy comprenden: California, Arizona, Nuevo México y Texas.

El Tratado de Hidalgo puso fin a la guerra, estableciendo los derechos de los ciudadanos mexicanos, que pasaron a formar parte de la población estadounidense.

Durante aquella época muchas personas mexicanas quedaron dentro de un país impropio y no lograron asimilar la cultura de los Estados Unidos. 
Imagen
Al sentirse despreciados, por no pertenecer a la nueva nación que conquistó sus tierras, produjo en los colonos una búsqueda de sus raíces, reuniéndose en pequeños pueblos que llamaron “barrio” (sinónimo de vecindad), movidos por la solidaridad de raza, cultura, religión, idioma y comida.

Las pandillas tradicionales se formaron inicialmente para formar la unidad racial de la cultura y como una alternativa defensiva contra la marginación y el racismo del que fueron objeto los hispanos, factores claves en la historia para el desarrollo de las pandillas callejeras.




Diferencia Entre Pandilla y Mara:

Pandilla

Es un grupo de personas sin importar sexo o edad, que se reúnen en lugares exclusivos para socializar y emprender proyectos beneficiosos.

Mara

Son dos o más individuos que se reúnen para planear y cometer actos delictivos en perjuicio del Estado, de las personas, de la propiedad privada, etcétera. 

Orígenes del Termino Mara.

Vocablo de origen griego que significa aguas amargas.

Se origina de la palabra Marahonta, que son una especie de hormigas que se caracterizan por atacar en colectividad.

Factores que originan 

el Crecimiento y Formación de las Maras

Factor socio- económico:

Es el motivo prioritario que juega un papel fundamental, y condiciona a la población para el crecimiento de este fenómeno. La carencia de oportunidades para la clase baja fomenta el crecimiento de las maras y el delito. Honduras no tiene una política definida en pro de la sociedad pobre.

Desintegración familiar:


Consiste en la separación conyugal de los padres; esto hace que los niños crezcan con sólo uno de ellos, con un pariente o con los abuelos. La carencia de un núcleo familiar bien formado hace al adolescente más vulnerable a entrar a una mara, en busca de comprensión, apoyo y hermandad ficticia que le brindan otros jóvenes de igual condición.

Deportación de inmigrantes ilegales:


Con la actual situación económica de nuestro país, muchos hondureños aspiran tener mejores oportunidades de vida, por lo cual emigran a Estados Unidos, país cuna de las pandillas callejeras. Algunos jóvenes, con el afán de socializar con otros, ingresan a las maras y se familiarizan fuertemente con ellas en busca de identidad. Así, cuando son deportados por su condición de ilegales al país de su origen, ellos organizan en sus barrios o colonias una pandilla igual a la que pertenecieron en Estados Unidos.

Desempleo:

El movimiento migratorio de la población rural hacia los centros urbanos más importantes es más intenso en el caso de la población joven, situación que, ante la incapacidad de absorción de la mano de obra de la estructura productiva, crea serias dificultades de empleo, que se evidencian en el crecimiento de la informalidad urbana que abarca alrededor del 30% de la Población Económicamente Activa (PAE).

La participación de jóvenes en la PAE es del 45%, es decir que cerca de 600,000 jóvenes constituyen la Juventud económicamente Activa (JEA).

En el país existen aproximadamente 300,000 menores de edad que trabajan (CONADEH, 1998). 

Estos datos muestran que los jóvenes se están insertando tempranamente al campo laboral, en condiciones de mucha precariedad. Los jóvenes abandonan la escuela, lo que contribuye a la escasa preparación educativa.

A consecuencia de la masividad creada por la migración y la concentración de la población pobre en áreas marginales, se va creando una diversidad de situaciones socioeconómicas y culturales. 

La presencia de niños en situaciones de riesgo social y de jóvenes organizados en maras se ha constituido en parte del panorama social urbano. 

Viejos problemas de desempleo, pobreza y marginalidad se ven acompañados de problemas crecientes como el de la violencia social. 

En este contexto social-urbano, grupos de jóvenes se organizan en las denominadas maras y construyen sus territorios físicos y sociales donde crean su identidad.
Imagen

Pérdida de valores:

Es provocada por la adopción de valores de culturas extranjeras, impuestas por los medios de comunicación (cine, TV, radio, revistas, etc.)

Deserción escolar:

Según estudios realizados, de cien niños que entran a la escuela, sólo 60 pasan a ciclo común; de ellos 35 inician una carrera; 20 de ellos ingresan a la universidad y finalmente tres son profesionales.

Actualmente muchos adolescentes renuncian a la educación y no terminan sus estudios, esto genera mayor índice de jóvenes desocupados, presas fáciles de las maras[/color]


Características que Identifican a un Marero.

La vestimenta.

Tatuajes.

Cortes de pelo extravagantes.

Lenguaje críptico, que es una mezcla de el idioma español con ingles.

Rayar paredes.

Siempre caminan en grupo.

Consumen drogas.

Hacen señales de mano.

Con respecto a la vestimenta 

existen dos tipos de vestimenta:

1.Los roqueros. Andan siempre vestidos todos de negro.

2.Los cholos. Andan con pantalones extremadamente largos y anchos

Expansión de Maras

Categorización de las Maras

Maras tradicionales. 

Son las que en sus actuaciones ilícitas aun conservan algunos valores o actos nobles

Maras Híbridas.

Son las más comunes y son todo lo contrario a las anteriores. Son las que más frecuentan en nuestra sociedad y rompen con todas las reglas de la misma.

Profesionales Mafiosos. 

En estos grupos la edad de sus miembros oscila entre los 15 y 45 años de edad, y sus actos criminales son mas planificados como pro ejemplo: secuestros, asaltos grandes, etcétera.

Con Sentido sin Estigma

Esta compuesta por individuos de clase social media y alta que frecuentan diferentes sitios como bares, restaurantes, discos, etcétera, y no se mezclan en delitos graves.

Clasificación de los Integrantes de una Mara.

– Simpatizantes

– Novatos

– Mareros permanentes

– Los líderes 

Factores que Originan 

al Crecimiento y Formación de las Maras.

Factor socio-económico

Desintegración familiar

Deportación de inmigrantes ilegales

Perdida de valores

Deserción escolar

Influencia de la tv

Abolición del servicio militar obligatorio

Sobre proteccion legislativa


Ritual de Iniciación de un Marero. (Jumping in).

1.Pelear con uno o más mareros rivales.

2.Robar un auto.

3.Robo en grandes proporciones.

4.Matar o herir gravemente a alguna persona.

5.Robarle algo a su familia.

6.Cometer una violación.

7.Tratar de agredir a un policía.

8.para las damas: tener relaciones con uno o varios mareros. 


Competencia de un Marero con Otro.

Dentro de las maras existe un rango que se adquiere con:

1.Experiencia o antigüedad.

2.Por su crueldad.

3.Inteligencia y habilidades.

4.Por su lealtad a la mara a la que pertenecen.

5.Abastecer al grupo de víveres, armas, drogas, etcétera.

6.Pagar un crimen o robo por otro compañero.


Competencia de una Mara con Otra.

1.Autonomia territorial. Pelear por su territorio y defenderlo cueste lo que cueste.

2.Dimension sectorial. Abarca mayor cantidad de territorio.

3.Cantidad de miembros. Abarca la cantidad de personas disponibles de una mara.

4.Poderio económico. El poder económico que tengan para resolver cualquier problema.

5.Impunidad. Se refiere a la falta de castigos, esto hace mas peligroso al delincuente.

6.Reputacion y prestigio. Combinación de los factores antes expuestos.


Comunicación Verbal y no Verbal de las Maras.

1 El caló

2 Grafittis

3 Tatuajes


Tipos de Armas que Utilizan las Maras.

.Armas de fuego.

Pueden ser:

De fabricación casera. (Chimbas).

De fabricación moderna.

.Armas blancas.

Pueden ser:

Cortantes. (Puñal).

Cortopunzantes.(Heridas profundas).

.Contundentes. 

producen heridas mediante la fuerza de fricción o choque.

Pueden ser:

Chacos.

Toletes.

Bates.


Nombres de las Diferentes Maras de la Capital.

– MS Mara salvatrucha

– XVIII Mara 18

– VL Vatos locos

– Los Poison

– Los Ponys

– Los Pelones

– La Chatarra

La tregua de las pandillas salvadoreñas rebaja el número de asesinatos

Imagen
Pandilleros de la Mara Salvatrucha, el martes en una prisión salvadoreña.

Han pasado 100 días de la tregua pactada entre las dos principales “maras” -pandillas criminales- de El Salvador, y lo más notable ha sido el significativo descenso de los homicidios, una disminución sin precedentes en la última década.

Hace más de tres meses que la Mara Salvatrucha y la Pandilla 18, bajo los auspicios de la Iglesia Católica, lograran establecer la tregua para dejar de agredirse entre ellas por la rivalidad territorial, así como de cesar los homicidios contra terceros. 

Cuando se supo de aquella negociación, no había nadie que creyera en el proceso, que aún se considera “frágil y polémico”, y dentro del cual el gobierno aceptó trasladar a los líderes de las “maras” de cárceles de alta seguridad a prisiones con métodos más flexibles de internamiento.

Aunque durante los primeros 18 días de junio el Instituto de Medicina Legal (IML) reportó una leve alza en los asesinatos, tales cifras no han ascendido a los 14 ó 15 homicidios diarios que se reportaban antes del 7 de marzo, cuando se inició la llamada “tregua mara”.

El IML reportó hasta el 18 de junio 128 asesinatos, con un promedio de 7,1 homicidios diarios. Por su parte, la Policía Nacional Civil (PNC), dice haber registrado en el mismo período 115 muertes violentas -6,4 homicidios diarios-. Pero en los meses de abril y mayo ambas instituciones registraron promedios diarios aún menores, de algo más de 5 homicidios cada jornada.

Antes de la tregua entre las pandillas, pactada con los líderes de las maras, repartido por diversas prisiones, los promedios mensuales eran de más de 300 homicidios. Después del pacto, el promedio mensual ha bajado a unos 170 homicidios.

En 2011 la tasa de homicidios se situó en aproximadamente 67 asesinatos por cada 100.000 habitantes, pero si las cifras se mantienen como hasta el momento, al finalizar 2012 la tasa de homicidios será de 35 por cada 100.000 habitantes, como en la década de los noventa -todavía elevada, ya que la Organización Mundial para la Salud (OMS) considera que las tasas mayores de 10 por cada 100.000 se pueden considerar epidemias de violencia-.

El Departamento de Estadística del IML también ha publicado datos por rangos de edad. Los más afectados son los adolescentes y los jóvenes, de los 11 a los 30 años de edad. Igualmente se indica que el arma de fuego sigue siendo la más utilizada para cometer los asesinatos; le siguen las arma blancas.

Entre tanto, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, ha valorado la situación, recalcando que menos de la mitad de los homicidios tienen que ver con las guerras de pandillas. 

“Ha disminuido el enfrentamiento entre los grupos rivales pandilleros”, ha dicho Munguía; “sin embargo sigue habiendo problemas internos dentro de las pandillas, cuyos resultados son estos muertos. 

Esperamos que en un futuro, con el trabajo que la Iglesia Católica está haciendo, esto vaya disminuyendo”.

FUENTE
EE UU designa a la mara Salvatrucha como organización criminal internacional

La mara comenzó sus acciones criminales en El Salvador pero se ha extendido rápidamente por otros países de Centroamérica y tiene a unos 8.000 miembros distribuidos en más de 40 Estados de EE UU.

Imagen

El Gobierno de Estados Unidos incluyó este miércoles a la mara Salvatrucha, conocida como MS-13, en su lista de organizaciones criminales internacionales. 

Se trata de la primera vez que la Administración de este país otorga esa denominación a una pandilla callejera que comenzó sus acciones criminales en El Salvador pero que se ha extendido rápidamente por otros países de Centroamérica y que, actualmente, tiene a unos 8.000 miembros distribuidos en más de 40 Estados de EE UU, según informó la Oficina para el Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro, responsable de la incorporación de la mara en ese registro.

La inclusión de los Salvatruchas en la lista de organizaciones criminales obedece a “su implicación en peligrosas actividades a nivel internacional que incluyen tráfico de drogas, secuestros, asesinatos, tráfico de personas, prostitución, extorsión o crimen organizado”, de acuerdo con el comunicado publicado por el Departamento del Tesoro. 

Esta designación da vía libre al Gobierno de EE UU para perseguir a sus integrantes y a quienes colaboren económicamente con la mara, congelar sus activos económicos e incautarse de las propiedades que posean en EE UU y prohibir las transacciones económicas que se dirijan al grupo.

“Esta decisión nos permite atacar el corazón financiero de la MS-13”, explicó John Morton, el director de la Agencia de Inmigración y Fronteras de EE UU, una entidad que, junto con el Departamento de Seguridad Nacional, lleva varios luchando contra la delincuencia de los Salvatruchas en EE UU. 

Desde 2006, este departamento ha detenido a 4.078 miembros de la mara. Gran parte del dinero que el grupo obtiene en este país es enviado y transferido a los jefes de la MS-13 en El Salvador, explica la nota de prensa del Tesoro.

“El grupo es extremadamente peligroso y es el responsable de una multitud de delitos relacionados con la seguridad y la salud pública, no solo de los ciudadanos de EE UU, sino de Centroamérica”, señaló el subsecretario para Terrorismo y Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro, David S. Cohen. 

Los Salvatruchas son conocidos por su violencia en todos aquellos países en los que tienen presencia. 

La Administración estadounidense calcula que los MS-13 cuentan con 30.000 miembros entre El Salvador, Guatemala, Honduras, México y EE UU, donde son especialmente activos en la ciudad de Los Ángeles. 

En este último país, varios de los integrantes de la mara han sido condenados por asesinatos acompañados de una gran crueldad, como el de una adolescente embarazada de Virginia, muerta a puñaladas en represalia por haber abandonado el grupo y convertirse en informante.

La mara Salvatruchas se incorpora a una lista de la que forman parte la organización mafiosa italiana, la Camorra, el cártel mexicano, los Zetas, o la organización japonesa de crimen organizado, los Yakuza.


FUENTE

Mara Salvatrucha, la pandilla más violenta del mundo

Imagen

Imagen

Imagen

Los países centroamericanos adolecen de un mismo mal: las pandillas, especialmente “Las Maras”.

FUENTE
MARAS:el eslabón de Los Zetas…

Imagen

El cártel narcotraficante mexicano de Los Zetas ha establecido un importante eslabón en El Salvador, al aliarse con “Maras”.

El cártel narcotraficante mexicano de Los Zetas ha establecido un importante eslabón en El Salvador, al aliarse con “Maras”.

Según lo que publica la versión digital de El Universal, anteriormente la pandilla centroamericana se ocupaba de bridar protección a los cargamentos de droga de Los Zetas. Sin embargo, ahora participa activamente en la logística del tráfico de cocaína, de personas y la venta de armas.

Lo que Los Zetas –antiguo brazo armado del cártel del Golfo—dan a cambio a las maras salvadoreñas es entrenamiento militar. Cabe recordar que Los Zetas se formaron con exsoldados de élite.

La nueva relación de colaboración establecida entre Los Zetas y la MS-13 de El Salvador es sin precedentes, de acuerdo a un estudio titulado “Las pandillas de Centroamérica y las organizaciones criminales trasnacionales. La cambiante relación en tiempos violentos”, que fue elaborado por el Centro de Evaluación y Estrategias Internacionales de Estados Unidos, precisa El Universal.

De acuerdo al documento, la participación de la pandilla centroamericana con la banda mexicana se limitaba a proteger los embarcos de cocaína que procedían de Sudamérica. Al llegar al país centroamericano ya eran propiedad de Los Zetas.

Ahora, de acuerdo a testimonios de pandilleros y policías salvadoreños consultados por quienes elaboraron el reporte, Los Zetas y la MS-13 tienen acuerdos más lucrativos para ambas partes.

Los cárteles mexicanos han comenzado a proyectarse más en Centroamérica, y se han ido adueñando de las rutas de tráfico, principalmente del triángulo que conforman Guatemala, El Salvador y Honduras. En tanto, la Mara Salvatrucha incrementó su capacidad de fuego con armas como el AK-47, lanzagranadas, granadas y proyectiles antitanque, que les son vendidas a Los Zetas, o intercambiadas por pequeñas dosis de droga que ellos venden en el mercado local.

El análisis norteamericano señala además que las armas que los pandilleros venden a Los Zetas las obtienen de Nicaragua, o compradas a militares corruptos de Honduras y El Salvador.

Además, la Mara cuenta con una eficiente estructura de coyotaje que puede mover a pandilleros y migrantes hacia y desde Estados Unidos.

La alianza sin precedentes entre ambos grupos permite que, por ejemplo, se trafique a personas desde Centroamérica hasta Estados Unidos en apenas 72 horas.


fuente de TODOS estos artículos foro.redjedievolution.com
Anuncios