De aquellos Monstruos… estos Engendros. Los HEREDEROS del FRANQUISMO

De aquellos Monstruos… estos Engendros. Los HEREDEROS del FRANQUISMO 

Herederos

Escrito por: kikamondelo el 03 Feb 2013 – URL Permanente

Estos herederos peperos, como tantos otros antes, han despilfarrado la herencia.

Un poquito de prudencia, menos avaricia, más pisar Tierra, el planeta, les habría dado alguna posibilidad de seguir montando la opereta de una democracia que mantuviera el tipo.
Pero son los herederos. 


Nacidos en la abundancia y en la creencia de que proceden de una raza superior, se encierran en su endogamia, se montan su mundo en el ciberespacio y dejan abajo al ciudadano, a la economía real.

Mientras, siguen a lo suyo: mamporreros del gran capital oligopólico mundial, del que sólo recogen las sobras del mucho dinero que le dan del estado y de sus fraudulentas maniobras.


Para muestra un botón: la amnistía fiscal.
El capital es corrupción. Y de ella vive. Desde siempre.
Y el español es especialmente torpe: no invierte más que en ladrillo; rentista por naturaleza.
De las rentas que le dan sus robos al estado que rechazan, menos para apropiarse de él y ponérselo en bandeja a sus amos: la BANCA CAPITAL GENOCIDA.
Lo que me llama poderosamente la atención es que los herederos del golpista genocida que murió matando, no hayan siquiera sofisticado sus técnicas de pillaje.

También me causa alguna clase de estupor, el que la ciudadanía se extrañe de su expolio, su saqueo del dinero que pagamos las clases medias y los pobres, para dárselos a los ricos.
Son tan necios que nos retrotraen siempre a la dictadura. Y sabida es la probidad de los principios que la regían: el que robe menos es el más tonto.
A los peperos no les ha llegado el siglo XX: su barco se quedó varado en los años treinta, con una gran depresión mundial en una sociedad casi analfabeta que luchaba por comer todos los días y aún temía reverencialmente al poder: 

reminiscencias del mantra de su procedencia divina; por lo tanto, inmutable e imbatible.
Bueno, inmutable porque cuando el pueblo se rebeló, toda Europa le dio la espalda ante el gran temido poder soviético.
Expulsaron a las Brigadas Internacionales, a quienes todos los ciudadanos deberíamos rendir homenaje cada día, y dejaron bombardear Guernika a la Luftwaffe.
Y a los italianos. 


En Alicante a la hora del mercado. Ya lo he contado muchas veces. 


El gran Duce dejó sin madre a centenares de niños con sus incursiones contra objetivos civiles: mujeres haciendo la compra.

Churchill y Francia cerraron los ojos. Y no tardaron en ver como la ignominia entraba en sus casas.
Los británicos recibieron más bombardeos durante la llamada Batalla de Inglaterra, de los que recibió la población civil española
Es lo que tiene dejar a un país vecino como campo de entrenamiento de la aviación nazi, con la aquiescencia de los futuros aliados.
Para cuando llegaron a las islas ya sabían volar muy bien y destruir día tras día al gran imperio de la Gran Bretaña.
Sí señor: eso es visión de futuro. Que caiga España, que a Hitler ya lo controlaremos nosotros.
Pero no. 

Porque el Capital necesitaba una guerra para salir de la crisis del 29. Y los ciudadanos británicos fueron los paganos de esta estrategia.
Al final ganaron la contienda. 

Pero no interesaba la democracia en este país, que esperaba como agua de mayo la victoria aliada.
Y dejaron aquí al golpista cuyo golpe le salió mal, provocó una guerra incivil,mientras que, de paso, se apropiaba de muchos de los fondos que el Capitalle proporcionaba para financiar su gran genocidio.
Un millón de muertos y mucho “trasiego de dinero”.

El generalito de voz aflautada, no tenía empacho alguno en quedarse parte de las aportaciones monetarias que pasaban por sus manos.
Juan March, gran banquero mallorquín, hacía la vista gorda porque sabía que con el franquito sus intereses estarían a buen recaudo.
El generalito robó y dejó robarHay que tener contenta a la tropa. 
Y no meterse en política: “Haga como yo, no se meta en política”.
Claro que no: su política era la del capo del campo de concentración donde vivían los ciudadanos.
Su mujer no le iba a la zaga: si hablas sin cámaras y sin grabadora, los joyeros coruñeses te dicen cómo tuvieron que unirse entre ellos y pagar solidariamente las “compras” de la collares en sus establecimientos. 

Al fin y al cabo, hoy le tocaba a uno, pero mañana podía ser a otro. Y a ver quién era el valiente que presentaba una factura en El Pardo.
Y no es una leyenda urbana. Lo pregunté directamente en Coruña.
Porque antes como ahora, España era su finca particular en la que se hacía y deshacía al antojo del franquito y sus protegidos.
Berlanga dio buena fe de ello en “La escopeta nacional”.
Claro que a algunos se les fue la mano. Justo cuando el final del genocida se aproximaba, por motivos biológicos naturalmente.
Siempre se llega a un punto en que la soberbia se sube a las alturas; y las cosas se salen de madre.
De ahí Sofico, una estafa a pequeños ahorradores que se creyeron aquello de que España va bien, dicho en otra época y por otros personajes que se me antojan muy parecidos a los de ahora.
O el robo del aceite de Redondela, en la misma patria del gallego infame que nunca quiso hablar en gallego. Él estaba muy por encima de sus paisanos, a quienes sólo legó caciquismo y miedo. E inmigración. 
Una tierra sin futuro porque quienes han mandado siempre allí se han asegurado de que no lo tuviera. Menos aún, jóvenes que pudieran poner en cuestión el estado de las cosas.
El futuro en las américas.
Los escándalos de Sofico, Matesa y sus telares inexistentes, y el aceite deRedondela, no se pudieron tapar.
Y mira que ni había noticias fuera del parte y del Nodo, de obligado pase antes de cada película.
Pero el de Redondela fue muy grave. Hasta hubo muertos como en las clásicas películas de cine negro, reflejo fiel de una sociedad podrida, ya en los años 40.
Es casi el único cine realista de toda esa industria americana del espectáculo,destinada a inocularnos en vena el sueño americano. 
A saber: jornadas de 60 o más horas semanales, sueldos de 6 dólares la hora, una escuela pública de pena, universidad inalcanzable y pensiones imposibles.
Y sanidad para quien pueda pagársela.
Pues eso. 

Los españoles, desde la llegada en los 50 de Eisenhower y su aceptación de facto del régimen genocida, miraban con caras hambrientas sus películas y veían el paraíso: de cartón piedra, naturalmente.

Easunto Redondela destacó sobre los demás: casi podía haber sido una novela de Dashiell Hammet o Raymond Chandler.
Y como había muertos, la cosa apestaba.
Pero en todas las dictaduras, aunque se vistan de democracia, un toque a un juez lo arregla todo.
Y ese juez fue el padre del insigne Rajoy.
Rajoy, listillo de los de no significarse para medrar mediante al servilismo total al jefe, Aznar en su caso, decía hoy, que su profesión de registrador de la propiedad le hubiera dado más dinero que la política.
Qué gracia. Es de mi edad. 
Esa época en que los hijos de obreros que llegábamos a la universidad éramos cuatro. 
Y las familias del régimen se dividían casi por gremios: unas eran sagas de médicos, otra de ingenieros, otras de ricos de familia que vivían de las rentas…, y así.
Los demás a currar a la fábrica.
A lo más que se podía aspirar era a trabajar en una oficina y tener las manos limpias en el trabajo.
estas familias eran verdaderas castas: entre ellas se repartían el cotarro. 
Las oposiciones a cualquier puesto de relevancia, estaban ya reservadas para las nuevas generaciones, término que viene como anillo al dedo, de las castas.
Vamos Mariano, que te tocó en una tómbola el puesto de registrador, pago a los muchos favores que le hizo tu padre al régimen. 
El mayor, sin duda, tapar el olor a muerto del aceite de Redondela.
Tu inteligencia es patente, como la de tu adalid, aunque caigan chuzos de punta, ese gran periodista Paco Marhuenda, director de La Razón, jurista y profesor de universidad.
Está científicamente probado que la endogamia degenera la raza
Véase Marhuenda y su grandes aportaciones intelectuales a todos los debates donde participa.
Por contra, el mestizaje aporta riqueza. Y vuelvo a recordar la canción dePedro Guerra: “Contamíname, mézclate conmigo…”
Quienes sabemos algo de animales, vemos muy claro como las razas purasno tienen más que problemas físicos: recogen en su ADN todo lo malo de su estirpe.
Y la élite económica/política financiera lleva siglos de endogamia
Y ahí están: hundidos.
La transición nunca fue ruptura con el régimen del genocida: mantuvieron intactas sus áreas de poder. 
dejaron gestionar al PSOE neoburro, porque son mejores administradores del capital que sus propios cachorros.
¿No sé ve claro?
No hubo transición: ni eximia ni fulera.
Cambió la forma para que nada cambiase el fondo.
Pero con semejante élite mundial, el tocomocho que nos vendieron no ha durado ni 30 años.
Y se van a la deriva. Porque ni tienen capitán, ni equipo ni rumbo.
Sólo una panda de ladrones psicópatas que ni siquiera se dan cuenta de que van a salir a gorrazos.
Ésa es la máxima violencia que tolero. Porque no somos como ellos. Y no podemos construir un nuevo mundo con la violencia en la base: repetiríamos la misma jugada.
Somos el 99,87 de la humanidad.
Y tenemos la inteligencia y el trabajo.
BANCA GENOCIDA humo.
se han fundido al país en un año, entre regalos a multinacionales y las comisiones pertinentes de contratar obras por encima de su valor y utilidad pública.
Y en pagar la juerga de la banca, el capo entre los capos.
Mucho AVE para que viajen los ricos a buen precio, mientras seguimos, por ejemplo, sin trenes de mercancías, menos contaminantes y eficientes que los camiones, fábricas ambulantes de CO2.
Y a este paso, la desvertebración de España la consuma Ana Pastor,dejando al campo aislado en pro de una eficiencia económica que remata el fin del pacto de la transición.
Y, ¿con estos mimbres quiere sostenerse el sistema?
Menos mal que no tenemos armas como en USA. Allí la depresión económica y la desesperación, les lleva a tiroteos indiscriminados.Últimamente casi semanales.
El sistema cae porque las patas que lo sostienen están podridas.
Y por su insoportable necedad.
Pero ojo con el miedo
lo tienen ellos porque remontar su quiebra sin llegar a un estallado social, 
es tarea que ni los mitológicos titanes griegos podrían llevar a cabo.
Y ellos, de titanes tienen poco. 
De cabeza ni digamos: no sé si es menor que la de la cucarachas.

Miedo ellos. 
BANCA CAPITAL GENOCIDA, MAMPORREROS Y VOCEROS.
Los ciudadanos salimos adelante.
Pero hay que darse prisa. Antes de que el futuro, como en Galicia, se vaya a otros países que aprovechan nuestra riqueza humana: la única real.
Los necesitamos a todos: 
ingenieros, médicos, profesores, filósofos, científicos, arquitectos…
Nunca hemos tenido profesionales de más.
Sólo nos ha sobrado siempre un capital miopetorpe y, hoy, en su máxima degeneración.
Menos divisiones; y menos personal habilitado por sí mismo, para otorgar o no carnet de poseedor de la verdad absoluta. 

Porque, ¿quién está tan sobrado que se cree en posesión de toda la verdad?
Si algo enseñó, y muy bien, Marx, fue que el arma para conocer la realidad, saber dónde estamos y que hay qué hacer, es la dialéctica

La aprendió de Hegel y le dio su toque: el materialismo dialéctico.
El diálogo es como el mestizaje: enriquece.
Lo demás es cambiar a un dios y su catecismo por otro.
Y si algo combatió con más fuerza Marx, además obviamente del Capital, fue eldogma.
Qué poco le hubiera gustado convertirse en uno susceptible de reflejarse en un manual o catecismo.
Y en mi opinión, lo primero que hay que hacer es cortar las manos al capital.
Esas manos son sus mamporreros políticos.
Sin ellos se quedan mancos.
Y todos a una Fuenteovejuna, se las cortamos de cuajo.
No es difícil: ellos mismos se han puesto a tiro.
Cada vez que mueven ficha, 
cavan más profunda su tumba.
Quien divide le hace el juego a este sistema degenerado en opereta bufa de tres la cuarto.
Así nos han tenido sometidos durante siglos.
Y tenemos experiencia. 

Vayamos al siglo XVI/XVII a recordar a Lope de Vega.

¿Quién mató al comendador? Fuenteovejuna señor.

Escrito por: kikamondelo 
el 03 Feb 2013 – URL Permanente

abr232010

 

Vídeo: 

Momento en el que la fascista del PP Esperanza Aguirre utiliza argumentos para negarse a condenar la violencia que no valen a los de Batasuna en la Audiencia Nacional para eludir la cárcel.

Este artículo que la periodista Ana Pardo de Vera escribió en la revista “El Siglo”en el año 2002 cobra hoy de nuevo una especial vigencia: el listado de franquistas y herederos de cargos de la dictadura genocida franquista que pululan por el Partido Popular. 

Los fascistas que sin condenar la dictadura y habiendo subvencionado durante su gobierno de 2000 a 2004 a la fundación que honra la memoria del dictador, y condecorado a sádicos torturadores franquistas,  rezan a diario para que se agrave la crisis económica y se puedan ver cumplidos sus deseos de volver a gobernar España. 

La mayoría de los nombres que en él aparecen, siguen ocupando altos cargos en el partido, son los mismos que perdieron las elecciones en 2003 por el mayor bulo fascista de la historia reciente utilizando el atentado del 11M, y aspiran de nuevo a gobernar.
LOS HIJOS DEL FRANQUISMO QUE GOBIERNAN ESPAÑA.
El hijo de Adolfo Suárez González comenzó a labrarse su aura política en mayo de 2000, cuando protagonizó una polémica con el ex presidente socialista Felipe González, a raíz de unas declaraciones de éste en las que criticó con rudeza el papel de Adolfo Suárez como presidente en laTransición. 

El hijo del aludido le envió una dura carta al ex jefe del Ejecutivo por críticas vertidas hacia su padre, que fue apoyada más tarde por un total de cuarenta altos cargos de los gobiernos de la Transición. 
Éstos, entre los que se encontraban el ex presidente Leopoldo Calvo-Sotelo, los ex vicepresidentes Rodolfo Martín-Villa y Alfonso Osorio, el ex presidente del Congreso Landelino Lavilla, el ex presidente del Senado Antonio Fontán,el ex comisario europeo Marcelino Oreja, el ex ministro de Fomento Rafael Arias-Salgado y el actual presidente del Consejo de EstadoÍñigo Cavero, le espetaban al ex presidente socialista que “no es la primera vez que intenta, sin éxito, hacer una desenfadada invención de la historia reciente, restando méritos a Adolfo Suárez, persona que sólo elogio, respeto y admiración merece”.

Sin embargo, el currículo, efectivamente de máster (en Derecho por la Universidad de Harvard), del hijo del ex presidente Suárez también tiene su punto, si no negro, sí de matices grisáceos, por su relación con el que fuera mediador en la fusión de las eléctricas Hidrola e Iberduero, Antonio Navalón. 

Suárez Illana, tras una corta experiencia en la Editorial Santillana, propiedad de Jesús de Polanco, como máximo responsable en Venezuela, regresó en marzo de 1996 a Madrid para montar el despacho Lipsen & Suárez, S.L. con dos socios más: Lipsen, de Washington, José Fernando Navalón Sánchez,hermano del periodista y oscuro intermediario Antonio Navalón. 
Según relataba el diario El Mundo el pasado 19 de mayo, Navalón cobró comisiones por valor de 7.000 millones de pesetas, que repartió entre los abogados que contrató. 

Uno de ellos resultó ser Adolfo Suárez padre, quien recibió 185 millones de pesetas, según se publicó”, matiza El Mundo, aparte de que nunca se ha podido demostrar judicialmente que el ex presidente Suárez cobrara tales comisiones y, además, él siempre lo ha negado tajantemente. 
Adolfo Suárez hijo, que ocupaba una oficina en las instalaciones de Antonio Navalón, tuvo que sufrir el mal trago de enterarse en Chile de cómo en su despacho, al igual que en el resto de los departamentos de la empresa deNavalón, el 3 de marzo de 1998 irrumpía la Policía Judicial en busca de documentos sobre la fusión de las eléctricas. 

Sin embargo, en su departamento no se encontró nada y el sobresalto llevó aSuárez Illana a romper con José Navalón.
Dirigentes de renombre. Adolfo Suárez Illana, sin embargo, no es ni mucho menos el único que tiene en su currículo a un padre que fue presidente del Gobierno, además, no hay que olvidar, de haber ostentado Adolfo Suárez González cargos franquistas, como el de gobernador civil de Segovia (1968), director general de Televisión Española (1969), procurador en Cortes de representación familiar por Ávila en las IX y X legislaturas de las Cortes Orgánicas o ministro secretario general del Movimiento (1975), inmediatamente después de la muerte del dictador Franco y un año antes de ser nombrado por el rey Juan Carlos presidente del Gobierno, concretamente el 3 de julio del 76. Suárez, ya en su puesto de jefe del Ejecutivo, redactó la Ley de Reforma Política, aprobada por referéndum endiciembre de 1976, con la que se desmontaba el régimen franquista y se abría el camino hacia la democracia.
Otros altos cargos del Gobierno y del Partido Popular poseen apellidos más que venerados por los pocos defensores a ultranza que aún quedan en Españade los métodos dictatoriales del caudillo ferrolano, por no hablar de los que ocuparon puestos institucionales de gran relevancia en la época de Franco y los ocupan en la gobernación actual, que “haberlos, hailos”, como dicen enGalicia, pues allí ordena y manda quien fuera ministro de FrancoManuel Fraga Iribarne
El presidente de la Xunta, que se jacta sin pudor, más bien con orgullo (ver El héroe se jacta de serlo), de haber ostentado cargos políticos desde la etapa franquista hasta el gobierno actual, de cuyo partido, además, fue fundador, ocupó el Ministerio de Información y Turismo (1962) del Gobierno de Francisco Franco, además de ser el embajador de España en Reino Unido (1973) y vicepresidente para Asuntos del Interior y ministro de Gobernación (1975) tras la muerte del dictador, durante la etapa de Gobierno de Carlos Arias Navarro.

Pero el apellido Fraga es un ingrediente básico en la salsa del PP, máxime al unirse al de Robles, cuando la hermana del mandatario gallego, Elisa Fraga Iribarne, se casó con Carlos Robles Piquer, otro franquista de elite: director general de Información (1962), director general de Cultura Popular (1967) y ministro de Educación y Ciencia durante el Gobierno inmediatamente postfranquista. 

De esta unión salieron asimismo dos nombres importantes del actual organigrama popular, ya sea de gobierno o de partido: el de José María Robles Fraga y el de su hermana Elisa, hijos y sobrinos, respectivamente de Robles Piquer y Fraga Iribarne. José María, ex secretario de Relaciones Internacionales del PP y diputado por Córdoba, abandonó ambos puestos el año pasado para ocupar simultáneamente las embajadas españolas en laFederación Rusa, en Georgia y en la República de Uzbekistán, con residencia en Moscú. 

Por su parte, Elisa Robles Fraga es actualmente la vicepresidenta de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, dependiente del Ministerio de Economía. 

Sin olvidar, en el clan fraguista a la hija de don Manuel, Carmen Fraga Estévez, nombrada hace cinco meses secretaria general de Pesca Marítima del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
Otro ex alto cargo franquista, gallego como Fraga y el propio Franco, que continúa políticamente activo es José Manuel Romay Beccaría, ex ministro de Sanidad y Consumo en el primer Gobierno Aznar y actual presidente de la comisión de Justicia e Interior del Congreso de los Diputados y presidente delComité de Derechos y Garantías del Comité Ejecutivo Nacional del PP

Romay ostentó en la dictadura franquista los cargos de secretario general de Sanidad (1963), director del Instituto de Estudios de Administración Local(1973), subsecretario del Ministerio de Presidencia de Gobierno (1974) y subsecretario del Ministerio de Gobernación (1975). 

También continúa en activo el ex dirigente franquista Álvaro de Lapuerta Quintero, hoy tesorero nacional del PP y durante la dictadura secretario del Tribunal Económico Administrativo Central, jefe de la Asesoría Jurídica de la Dirección General de Seguridad y delegado especial del Ministerio de Hacienda ante los Ministerios de Gobernación y Trabajo, además de presidente de la Comisión de Obras Públicas de las Cortes Españolas, vicepresidente de la Comisión de Presupuestos y consejero del Reino y Procurador (1976).
Sin embargo, a nadie debería extrañar la larga lista de nombres populares vinculados al viejo régimen si se tiene en cuenta que al presidente del Gobierno,José María Aznar, le viene el apellido de acérrimos colaboradores de Franco, y, evidentemente, a su hermano, Manuel Aznar, nombrado recientemente agregado laboral en la Embajada de Roma, pero que también trabajó como interino en la Dirección General de la Función Pública durante el régimen de Franco. 

De antiguo, su abuelo Manuel Aznar Zubigaray ocupó durante la dictadura la Dirección de la Agencia EFE (1958), la embajada española de Marruecos (1962) y, de regreso y hasta su fallecimiento en 1975, la presidencia del Consejo de Administración de EFE. Todo ello, después de haber recibido muchos años antes el premio de periodismo ‘Francisco Franco’ (1939) y de presidir la Asociación de la Prensa de Madrid (1955). 

No son pocos quienes tachan al abuelo de José María Aznar de ser por excelencia el “periodista del régimen”. Y su vocación periodística, con idénticas tendencias franquistas, la heredó el hijo de Aznar Zubigaray y padre del jefe del Ejecutivo, Manuel Aznar Acedo, quien fue director de la Red de Emisoras de Radio Nacional de España (RNE) (1962), subdirector general de Radiodifusión (1964) o director de la Escuela Oficial de Radiodifusión y Televisión (1967) durante el Gobierno franquista. 

Tampoco la esposa del presidente del Gobierno se libra de vinculaciones familiares con la dictadura del general Franco. 

Ana Botella es sobrina del que fuera rector de la Universidad de Madrid (1968), José Botella Llusía, prestigioso ginecólogo que ya en 1956 ocupó laDirección del Instituto Provincial de Obstetricia y Ginecología de Madrid.
También por una buena parte del salón en el que se celebra el Consejo de Ministros planea la sombra de Francisco Franco, puesto que un nada despreciable grupo del Gabinete Aznar lleva en sus apellidos el sello del dictador. Así, el ministro portavoz, Pío Cabanillas, es hijo único de Pío Cabanillas Gallas, procurador en las Cortes franquistas desde 1961 y, ya tras la muerte de Franco, ministro de Unión de Centro Democrático (UCD). 

Josep Piqué, ministro de Asuntos Exteriores, también tiene en la figura paterna a un buen representante del régimen, pues su padre, Josep Piqué, fue el último alcalde de la etapa franquista de la localidad barcelonesa deVilanova i la Geltru, lugar de nacimiento del jefe de la diplomacia española. 

Jesús Posada, ministro de Administraciones Públicas, es asimismo hijo del que fue gobernador civil de Soria en la etapa dictatorial, Jesús Posada Cacho, y, por último, y quizá quien más peso franquista lleve en su apellido, el ministro de Defensa tuvo en su padre a un importante y variado colaborador del dictador. 

El progenitor de Federico Trillo-Figueroa fue, además de togado militar, alcalde Cartagena, procurador en las Cortes franquistas y gobernador civil de Teruel y Burgos.


El apellido Oreja es también uno de los grandes del PP con reminiscencias franquistas, pues el ex ministro de Interior, presidente honorífico del PP vasco y actual portavoz del Grupo Popular en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja, que, además, suena cada vez con más fuerza como sucesor de José María Aznar, su hermano Carlos, consejero de Educación del Gobierno de la Comunidad de Madrid, son sobrinos del que fuera director del Gabinete Técnico del Ministerio de Asuntos Exteriores (1962) y subsecretario del Ministerio de Información y Turismo (1971), Marcelino Oreja Aguirre, actual presidente de Fomento de Construcciones y Contratas(FCC). 

Pero Carlos Mayor Oreja no es el único madrileño de renombre franquista, puesto que en primera línea está ya el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, bien servido en este terreno por parte de padre, abuelo y, por si no fuera suficiente, suegro

El abuelo del actual mandatario madrileño, Víctor Ruiz Albéniz, fue presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid durante la dictadura y famoso cronista del ABC, entonces de corte no menos franquista. 

A su vez, Víctor Ruiz es el padre del difunto José María Ruiz Gallardón, que fuera presidente de la Asociación de Consumidores (1975) y progenitor del presidente de la Comunidad de Madrid.

Además, la mujer de éste, Mar Utrera, es hija del destacado dirigente del Gobierno de Franco, José Utrera Molina, que ostentó los cargos de gobernador civil de Ciudad Real (1956), de Sevilla (1962), subsecretario de Trabajo (1969) y ministro de la Vivienda (1973).
Pero, sin duda, una de las mayores redes de descendencia franquista es la que ha creado el apellido Fernández-Miranda, que lleva el actual delegado del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda Lozana, hijo de Torcuato Fernández-Miranda y Hevia, director general de Enseñanza Media y Enseñanza Universitaria (1962), ministro secretario general del Movimiento (1969) y presidente del Gobierno interino (1973) durante la dictadura. 

Torcuato Fernández-Miranda, además, le dejó otros retoños de su familia al franquismo y al PP, pues sus sobrinos Manuel Fernández-Miranda Fernández y Alfonso Fernández-Miranda Campoamor ocuparon, respectivamente, la Subdirección General de Arqueología (1972) con elgeneral Franco y la Dirección General de Enseñanza Superior durante el primer Gobierno Aznar.
También la ex ministra de Justicia y vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, Margarita Mariscal de Gante, goza de un buen pasado franquista que lleva en su apellido compuesto, ya que es hija del que fuera durante la dictadura primero policía y, después, juez del Tribunal de Orden Público (TOP), Jaime Mariscal de Gante.
El suma y sigue de los hijos del franquismo pasa asimismo por el secretario general de Empleo, Juan Chozas, emparentado con el alto dirigente del sindicalismo vertical franquista, Chozas Bermúdez. 

Por su parte, Gabriel Elorriaga Pisarik, secretario de Estado de Organización Territorial, miembro de la Ejecutiva del PP es hijo de Gabriel Elorriaga Fernández, jefe del Gabinete Técnico del Ministerio de Información y Turismo (1962) y gobernador civil de Santa Cruz de Tenerife (1969). 

También el portavoz del PP en la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento, Gustavo de Arístegui San Román, tiene antecedentes franquistas por parte de padre y tío. 

El primero, Pedro Arístegui, fue director adjunto de Difusión Informativa en la Oficina de Información Informática (1967) en la etapa del general Franco,mientras que su hermano Joaquín María ocupó en la misma época la Dirección General de Política Exterior (1973) y la Dirección de Asuntos Generales, en la Dirección de Asuntos Consulares de Madrid (1974). 

También el subsecretario del Ministerio de Defensa cuenta con un apellido de gran sonoridad franquista: Víctor Torre de Silva y López de Letona es nieto de José María López de Letona, que fue subcomisario del Plan de Desarrolllo Económico y Social (1966) y ministro de Industria (1969)
En las comunidades autónomas también el Gobierno ha depositado a algún retoño del franquismo, como Julia García-Valdecasas, delegada del Gobierno en Cataluña e hija del que fuera polémico rector de la Universidad de Barcelona entre 1965 y 1969, Francisco García-Valdecasas, por sus actuaciones represivas protagonizadas en la aquella etapa, tal y como contó EL SIGLO (núm. del 25-31 de enero de 1999). 

Otro hijo del franquismo que maneja las riendas, en este caso, de Castellón de la Plana, es el presidente de su Diputación, Carlos Fabra, cuyos padre y abuelo ocuparon destacados cargos en la misma localidad bajo el mandato de Francisco Franco

Asimismo, es muy conocida en Canarias la tradición franquista de la allí llamada familia de los Jorge, cuyos miembros, según fuentes locales, pertenecen al núcleo duro del partido. Miguel Jorge, actual vicepresidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, es hijo de un destacado concejal franquista del Ayuntamiento de Las Palmas.
Es numerosa, asimismo, la lista de ex altos cargos del primer Gobierno Aznar que descienden de franquistas de pro, si es que no lo fueron ellos mismos, como el ex ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, que, como su padre, fue alcalde de Ibiza durante el viejo régimen o Rafael Arias-Salgado, ministro de Fomento con Aznar y jefe de sección de la Descolonización en la Dirección General para Asuntos de África en el Ministerio de Asuntos Exteriores, jefe de Estudios de la Escuela Diplomática y director adjunto delGabinete Técnico del Ministerio de Educación y Ciencia bajo el mandato de Franco. 

Éste, además, es hijo de Gabriel Arias-Salgado, que fue ministro de Información y Turismo desde 1951 hasta 1962. 

Su otro hijo, Fernando Arias-Salgado, es el actual embajador de España enMarruecos y, como su hermano Rafael, ostentó responsabilidades durante el mandato franquista: subdirector general de Investigación Científica y Coordinación (1970), subdirector general de Cooperación Internacional(1972) y asesor jurídico internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores(1973).
Otro hijo del franquismo, Enrique Giménez-Reyna, ha sido secretario deEstado de Hacienda, cargo del que dimitió por ser el protagonista del mayor escándalo financiero del Gobierno popular, el caso Gescartera. 

Tanto Enrique como su hermano Francisco, que trabaja en una empresa vinculada al Ministerio de Ciencia y Tecnología, son hijos de un represivo coronel de la Guardia Civil de Málaga y amigo del padre de Aznar, cuyas operaciones contra los maquis aún se recuerdan en la provincia andaluza.
Los hijos del ex presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, y ex presidente del consejo de Administración de RENFE (1967), de la subcomisión de Industrias Químicas Básicas del II Plan de Desarrollo, incluido en la ponencia de Desarrollo Regional, de la Sociedad para el Desarrollo Industrial de Galicia (SODIGA), en 1972, y ministro de Comercio en 1975, también ostentaron cargos importantes en el primer Gobierno Aznar. 

El mayor, Leopoldo, fue subsecretario de Estado del Ministerio de Interior y el más pequeño, Víctor, ocupó el mismo cargo en el Ministerio de Fomento. Asimismo, Álvaro Rengifo Abad, hijo de Álvaro Rengifo Calderón, director general del Instituto Español de Emigración (1964), de Promoción Social(1966), de Comercio Exterior (1969) y de Exportación (1970) en la etapa de la dictadura y subsecretario de Comercio (1975), con Arias Navarro, fue director general de Política Comercial e Inversiones en el Gobierno Aznar.
También la que fuera directora general de Radio Televisión Española (RTVE) y eurodiputada, Mónica Ridruejo, tiene en su currículo político el ser sobrina de Félix Pastor Ridruejo, colaborador en 1975 en el área de agricultura del Gabinete de Orientación y Documentación (GODSA) promovido por Manuel Fraga, en el que llegó a presidir su comisión de Agricultura en el Gobierno predemocrático. 

No puede quedar asimismo en el olvido el apellido Fernández-Cuesta, en posesión del que fuera secretario de Estado de Energía del primer Gobierno Aznar,Nemesio Fernández-Cuesta, hoy presidente ejecutivo del diario ABC y vicepresidente del grupo surgido de la fusión en 2001 de Prensa Española y del Grupo Correo de Comunicación. 

El ex secretario de Estado es hijo de Nemesio Fernández-Cuesta,subsecretario de Estado de Comercio (1969) y ministro de Comercio (1974) en la etapa franquista y nieto del fundador, junto a José Antonio Primo de Rivera, de Falange Española (FE), Raimundo Fernández-Cuesta,además de secretario general del Movimiento (1937), ministro de Agricultura (1938), ministro de Justicia (1945), presidente del Consejo de Estado (1945), ministro secretario general del Movimiento (1951), presidente de FE y de las JONS (1976), cargo del que dimitió en 1983.

EL HÉROE SE JACTA DE SERLO: MANUEL FRAGA
Si hay alguien que conoce el arte de la supervivencia política es, sin duda, uno de los protagonistas indiscutibles de este reportaje, el presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga. 
Él es, asimismo, el responsable del final apoteósico del chiste que más se recita estos días en los mentideros políticos. 
Lo que pocos saben es que fue el propio Manuel Fraga quien lo contó en la Escuela de Estudios Políticos de Moscú, en donde fue recibido como el gurú de la Transición española durante su visita a Rusia a finales del mes de mayo y principios de este mes. 
En sus respuestas al auditorio de la escuela moscovita sobre su pensamiento político, Fraga hizo gala de un gran sentido del humor, que alcanzó su pleno apogeo cuando uno de los asistentes, un diputado de Siberia, confesó el impacto que le causaba el visitante, pues, dijo “si hace veinte años me dicen que estaría con un ministro de Franco, pensaría que antes podría ir a la Luna”.
El presidente gallego la cogió al vuelo y aprovechó para soltar “un chiste muy bueno: Franco resucita y se encuentra con un nostálgico del régimen –contó don Manuel–. 
El revivido general le pregunta quién gobierna en España y él responde que Aznar. ‘¿El periodista?’, replica Franco. ‘No, no, el nieto’. 
‘¿Y quién es el portavoz del Gobierno?’, insiste el dictador. ‘Pío Cabanillas’. ‘¡Ah! ¿Mi ministro? Es muy inteligente’, inquiere de nuevo. ‘No, el hijo’. 
Franco continúa preguntando hasta que llega a Galicia. ‘¿Y quién manda allí?’, se interesa. ‘Fraga’, le revela el confidente. ‘¿Su nieto?’, supone el general. ‘No, el mismo de siempre’”.