Siria, campo de batalla de Rusia y Occidente

Siria, campo de batalla de Rusia y Occidente 

Siria, campo de batalla de Rusia y Occidente

Por Rasul Gudarzi 
La intensidad de la guerra entre Rusia y Occidente por la región de Oriente Medio se intensifica; mientras se aproxima la conferencia “Ginebra II” sobre la situación de Siria, el autoproclamado grupo de “Amigos de Siria” resalta la necesidad de enviar armas a los rebeldes en el país árabe, para luchar contra el Gobierno de Bashar Al-Asad, lo que ha provocado una fuerte reacción deMoscú. 

¿Por qué EE.UU. y sus aliados intensifican su apoyo a los rebeldes? ¿Qué países están echando leña al fuego de la crisis en Siria? ¿Armar a los terroristas propiciaría la paz y beneficiaría al pueblo sirio? ¿La guerra entre Oriente y Occidente es por la región de Oriente Medio?

Una vez más se percibe la evidente política dualista de las superpotencias en la escena internacional; EE.UU., Egipto, Francia, el Reino Unido, Alemania, Italia, Jordania, Catar, Arabia Saudí, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) reunidos en la capital catarí, Doha, para evaluar la situación en Siria, abogaron por aumentar, aún más, el alcance y la magnitud de la ayuda militar y política a los terroristas en el país árabe. 

Todo esto, en vísperas de la segunda conferencia sobre Siria prevista a celebrarse en Ginebra, algo que evidencia la política del palo y la zanahoria de Occidente, respecto a aquellos países que pretende dominar. 
Por un lado, celebran reuniones y conferencias para encontrar una salida y, por otro, presionan para que el objetivo y el resultado final sea el que ellos persiguen. 
La misma estrategia que aplican con Irán; cada vez que quieren dialogar con el país persa sobre sus actividades nucleares, imponen sanciones y, luego, se sientan a la mesa para conversar y obtener lo que quieren.

¿Por qué EE.UU. y sus aliados intensifican su apoyo a los rebeldes? 

El apoyo logístico e ideológico de Occidente y sus aliados regionales a los mercenarios y rebeldes sirios, se intensifica, coincidiendo con la victoria del Ejército sirio en la recuperación del control de zonas estratégicas del país, y la derrota propiciada a los terroristas, especialmente, en puntos fronterizos con Jordania y El Líbano, hechos que fortalecen la reputación del Gobierno ante su pueblo y en la arena internacional. 

El objetivo, cambiar la balanza de poder a favor de los rebeldes, y debilitar al Ejecutivo, para así allanar el terreno de una intervención directa que posibilite el control sobre Siria
Evidentemente, debido a la crisis económica que atraviesan los países occidentales y su amarga experiencia en las guerras de Afganistán e Irak, éstos no están en disposición de desencadenar otra contienda que conlleve una intervención directa. 
Razón por la cual, apuestan por proveer más armamento pesado y avanzado, como misiles antiaéreos, antiblindaje y diferentes tipos de tanques, entre ellos. Además, están enviando a Siriamilitantes y mercenarios entrenados en Catar, Jordania y Turquía. 

¿Qué países están echando leña al fuego de la crisis en Siria? 

En cuanto a Siria, hay dos frentes comunes de países: los occidentales, bajo la dirección de EE.UU.,y los árabes que actúan bajo el liderazgo de Arabia Saudí y Catar

Los países árabes y Turquía, mediante su apoyo a los terroristas, intentan derrocar a Bashar Al-Asad y así cortar las manos de Hezbolá e Irán en la zona. 
De esta forma, debilitarían a los chiíes y preservarían la situación de las monarquías en la región.

En cuanto a la crisis siria, Occidente no tiene interés alguno en aliviar la situación en el país árabe, ya que mientras más prolongados sean los conflictos y disturbios en los países de Oriente Medio,mayor cantidad de armamentos venden, mayores beneficios se obtienen y se recuperan de una parte de la crisis económica que atraviesan.

Amnistía Internacional, en su informe sobre el comercio de armas, señaló que EuropaEstados Unidos y Rusia suministraron armas a países de Oriente Medio y el Magreb, que fueron utilizadas para contener las protestas que se desarrollaban en distintos países. 

Misiles, lanzagranadas, explosivos, cohetes, agentes tóxicos, vehículos acorazados y blindados fueron trasladados a la región y utilizados para causar la muerte de cientos de personas.

El último informe publicado por el periódico alemán ‘Süddeutsche Zeitung’ supone que la exportación de armas alemanas a Arabia Saudita, Baréin, Kuwait, Omán, Catar y los Emiratos Árabes Unidos pasó de 570 millones de euros en 2011 a 1420 millones en 2012. 

Según el informe, el principal importador de armas es Arabia Saudita. 

¿Armar a los terroristas propiciaría la paz y beneficiaría al pueblo sirio? 

La prolongada crisis en Siria, debido al apoyo de países extranjeros a los rebeles, ha puesto en peligro la vida de los civiles sirios. 

De acuerdo con cifras proporcionadas por Unicef, en la actualidad, hay 4 millones de niños que sufren las consecuencias de los enfrentamientos y la falta de acceso a servicios básicos de salud, educación y protección. 
Los enfrentamientos y operaciones terroristas en el país han provocado la muerte de decenas de miles de personas y otros cientos de miles han sido desplazados. 
Las armas que proveen las superpotencias van a manos de los opositores armados de mayoría mercenaria y salafista, a los que no les importa la vida de los seres humanos; son tan feroces y salvajes que incluso han llegado a comerse el hígado de los soldados sirios y han recurrido a armas químicas contra ciudadanos de ese país. 
Por lo tanto, las alegaciones de EE.UU. y sus aliados de ayudar a la población no son nada más que mentiras para satisfacer sus propios intereses. 

¿La guerra entre Oriente y Occidente es por la región de Oriente Medio? 

El colapso de la Unión Soviética en 1991 creó gran inestabilidad e inseguridad en los alrededores de Rusia, por lo que este país centró sus esfuerzos en desempeñar un papel más influyente e independiente en la arena internacional, especialmente, en Europa Oriental, Asia Central y el Cáucaso. 

Transcurridos ya más de 20 años de ese evento, se le ha presentado la oportunidad de demostrar su poderío, a través de la crisis en Siria; cualquier cambio en el sistema del país árabe y la supuesta llegada de una Administración títere de EE.UU. podrían borrar la influencia de Rusia en la estratégica región de Oriente Medio y el Mar Mediterráneo, y sería un paso importante encaminado a limitar el poderío de Moscú, algo que EE.UU. pretendía materializar en la Península Balcánica, Asia Central y el Cáucaso.

Por lo tanto, Rusia no escatimaría esfuerzo alguno en defender a Siria e incluso sería capaz de duplicar su ayuda a este país, a menos que Occidente ofrezca una recompensa más atractiva, algo que parece casi imposible.