EL GRAN SELLO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL

EL GRAN SELLO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL
por Elízabeth Delgado R.
Deseo hacerte llegar una investigación que tiene por finalidad brindarle apoyo a todos aquellos escudriñadores de la verdad que nos rodea hoy por hoy, sin hipocresías u obcecaciones, bien sean, doctrinarias o religiosas de algún tipo.
En este sentido, debo advertirte que no pretendo adjudicarme un conocimiento absoluto de la realidad universal aunque mantengo mi personal convicción en torno a lo que, evidentemente, han venido representando las Sociedades Secretas en la estructuración del dominio ideológico y su consecuente composición (¿o descomposición?) del contexto histórico mundial.
El asunto radica en que para el común de las personas, las Sociedades Secretas (movimientos masónicos) no tienen ni importancia, ni influencia en sus vidas diarias; y simplemente, se limitan a observar a los masones como seres filantrópicos seguidores de ideas anticuadas. 
Pero, en la cúpula jerárquica de estas organizaciones se encuentra una Masonería invisible;que no es accesible, ni siquiera, a la mayoría de los propios masones y cuyas pretensiones y ramificaciones alcanzan el poder político, los centros de decisión económicos y los motores impulsores de cada propuesta de cambio social, en la búsqueda de un pensamiento único a nivel global.
Con la fachada del “secretismo”, los movimientos masónicos esconden su verdadera naturaleza gnóstica, pagana y explícitamente anticristiana. Su pretensión concreta y real es crear un gobierno mundial y una sola religión mundial, por lo tanto… el problema te involucra a ti también. 
Muchas guerras alrededor de la historia, fueron maduradas por las Sociedades Secretas para afianzar sus intereses económicos comerciales, pero, aparentando tener un carácter religioso. 
Fuera de las hermandades originales surgieron: la Masonería Libre, Los Rosacruces, La OTO (Ordo Templi Orientalis), Los Caballeros Templarios, Los Caballeros de la Orden de Malta y muchas otras organizaciones. 
Algunas personas creen que la Masonería Libre, por ejemplo, es una “organización de caridad” e igualmente una “sociedad cristiana”. 
Esto, es lo que la mayoría de los miembros de las sociedades secretas creen. Generalmente, las personas envueltas ignoran que es SATANISMO PURO lo que interactúa en los altos niveles -clave de lo que pasa en el mundo actualmente-. 
Esto no quiere decir, que todas las personas vinculadas con estas instituciones estén al tanto del control indebido que se hace desde la cúpula. 
Tampoco, se quiere dar a entender que “todo está perdido”, en realidad, son grupos mafiosos muy específicos los que contaminan los espacios pertenecientes a muchísimas organizaciones sociales, políticas, económicas y religiosas. 
La lucha debe ser directamente contra el OCULTISMO JUDEO MASÓNICO.
Acepto críticas de cualquier tipo bien argumentadas y, finalmente, te invito a transmitirme tus puntos de vista y reflexiones particulares una vez que hayas analizado mis estudios.
Un abrazo, Elízabeth Delgado Rodríguez
EL GRAN SELLO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL

A la memoria de Manuela Saenz  (Parte 1)


En nuestros días, resulta asombroso constatar el cumplimiento de las visiones proféticas escritas en el siglo I por el Evangelista Juan, apóstol de Cristo, en el denominado Libro de las Revelaciones o Apocalipsis a la luz de ciertos acontecimientos mundiales modernos.
Indudablemente, hoy cabalgamos sobre lo que podría catalogarse como una especie de lucha final entre el bien y el mal, más allá del cúmulo de mentiras que han definido las concepciones políticas, económicas y religiosas que pretenden seguir imperando culturalmente a estas alturas de la historia universal. 
En este sentido, no es sorpresivo que la Economía Global de Mercado y su indiscutible “mano invisible” hayan sido consagradas en la actualidad por muchos industriales, tecnócratas y eclesiásticos, idealizando una especie de Mesías capaz de restaurar individualmente todos los problemas en el campo social.
Pero, a pesar de los sacrílegos cálculos econométricos manejados por estos tradicionales colonialistas, a medida que avanza “el primer jinete” lo que realmente podemos observar es el salvaje desmoronamiento del Sistema Capitalista Mundial y su doctrina satánica de antivalores. 
El mencionado documento profético presenta una serie de imágenes que reseñan ésta contienda a través de extrañas y hermosas metáforas, en donde, el mal lo simbolizan el dominio de las riquezas materiales, las ambiciones desmedidas y la opresión de los pueblos por parte de grupos poderosos que, a su vez, son identificados como bestias que ascienden del mar y la tierra. 
Así mismo, el bien es representado por aquellos que enfrentan a los indigestos opresores quienes, intuyendo su hora final, encumbran al popular Anticristo de turno aspirando una jefatura global bajo una imagen (¿algún acuerdo comercial?) y una divisa que los caracteriza… el Dólar.
De acuerdo al Evangelista, un número de tres cifras podía identificar a los últimos defensores del imperialismo como modelo de vida, sistema del cual, él mismo, era una víctima al momento de escribir el Apocalipsis en la isla griega de Patmos. 
Y curiosamente, la cifra ”666” puede observarse al reverso de un simple billete de dólar (1 $), justamente, en la base de la pirámide cuyo ojo omnisciente encabeza el orden del tiempo imperante sobre las aguas, es decir, sobre los pueblos; la clave oculta en la famosa unidad monetaria se encuentra en la grafía romana correspondiente al año de la independencia de los Estados Unidos de Norteamérica, es decir, 1776 (MDCCLXXVI). 
Si desea comprobarlo, ubique la numeración señalada en el sello que contiene el fetiche egipcio y posteriormente devele la cifra omitiendo una letra a medida que avanza de dos en dos, lo cual le dará como resultado DCLXVI ó 666 número que, de acuerdo al libro en cuestión, identifica la divisa de una segunda ”bestia” que es parte de la primera y cuyos “cuernos”, probablemente, retratan en forma alegórica al binomio comercial Estados Unidos-Unión Europea.
 Igualmente curioso es que el término “Novus Ordo Seclorum”, moldeado en la parte inferior de la pirámide, se relacione con el “Nuevo Orden Mundial” que viene reforzando la judeo masonería desde la primera Administración Bush en la Casa Blanca y cuya vieja pretensión es abarcar toda la tierra bajo un concepto único e inhumano del capital tal y como lo soñó el máximo representante de los Illuminati, Adam Weishaupt, ese mismo año. 
Sin embargo, Juan testimonió concretamente lo siguiente con relación al destino final de los últimos imperialistas: “… el humo de sus tormentos estará subiendo por los siglos de los siglos, sin que tengan descanso ninguno ni de día ni de noche, los que adoraron la bestia, y su imagen, como tampoco cualquiera que recibió la divisa de su nombre.” (Ap. 14-11)
Evidentemente, a razón de la creciente recesión económica en el país norteño que está afectando múltiples intereses globales, en lo sucesivo, tendremos que enfrentar el último desespero de las oligarquías mundiales por mantener sus ancestrales privilegios en detrimento de las mayorías, todo lo cual no podrá evitar el debilitamiento de los apetecibles “duros marca 666” ya que su caída resulta inminente y de acuerdo al enfoque cristiano, finalmente debe determinarse quien es digno de amor o de odio en este magnífico punto del cosmos.
… viendo no verán y oyendo no entenderán.

Manuela Sáenz, nació el 25 de septiembre de 1797 en la ciudad de Quito, Ecuador. 
Mujer inigualable, profundamente activa, rebelde, desprendida y revolucionaria. Amante del gran héroe latinoamericano,Simón Bolívar, se le conoce como la “Libertadora del Libertador” después de haberle salvado la vida en dos ocasiones transcurridas en el año de 1828, año en que Bolívar emitió un decreto muy concreto prohibiendo todas las Sociedades Masónicas de Colombia
Murió de difteria en 1856, exiliada en el Puerto de Paita, paralítica y bajo condiciones muy precarias tras haberse dedicado en dicho lugar a auxiliar mendigos, prostitutas y animales abandonados. Que Dios te bendiga, Manuela.

La dinámica de la mundialización
Todos los estados son arrastrados por la dinámica de la mundialización. Un nuevo mecanismo de dominio mundial se acerca. 
Se trata en alguna manera de una segunda revolución capitalista. 
La mundialización económica alcanza hasta el más recóndito lugar del planeta, ignorando tanto la independencia de los pueblos como la diversidad de los regímenes políticos. 
La Tierra vive de este modo una nueva era de conquista, como cuando las colonizaciones. Pero si los actores principales de la anterior expansión conquistadora eran los estados, en ésta ocasión son las empresas y amalgamas diversos, grupos industriales y financieros privados los que pretenden dominar el mundo. 
Nunca con anterioridad los amos de la Tierra han sido tan numerosos ni tan potentes. Estos grupos provienen mayoritariamente de la tríada Estados Unidos-Europa-Japón. 
La mitad de los cuales tienen su origen y sede en los Estados Unidos. Esta concentración de capital y de poder se ha expandido de manera inaudita durante los últimos veinte años, con el aprovechamiento de las revoluciones de las tecnologías de la información.
Un nuevo salto hacia delante está previsto en estos inicios del milenio, con las nuevas técnicas genéticas de manipulación de la vida. La privatización del genoma humano y las patentes generalizadas de todo lo vivo abren nuevas perspectivas de expansión al Capitalismo. Una gran oleada de privatizaciones de todo lo relacionado con la vida y la naturaleza se está preparando, favoreciendo la aparición del poder probablemente más absolutista de todos los que la historia nos ha permitido conocer hasta ahora. La mundialización no persigue tanto la conquista de los países, como el control de los mercados. Las preocupaciones de este poder moderno no indican, en efecto, su interés por la conquista de territorios como en las épocas de las grandes invasiones o en los períodos coloniales, sino el interés exclusivo por la posesión de las riquezas existentes.
Esta conquista se caracteriza por destrucciones impresionantes. Zonas industriales son brutalmente derruidas por completo, en todas las regiones. Con el impacto y el sufrimiento social resultante: paro masivo, sub-empleo, precariedad, exclusión, 18 millones de parados en la Unión Europa, 1.000 millones de parados y sub-empleados en el mundo… sobre-explotación de los hombres, las mujeres y -más escandaloso todavía- de los niños: 300 millones de éstos se encuentran sometidos a condiciones de gran violencia, de inadmisible brutalidad. La mundialización, es también el pillaje planetario. Los grandes grupos saquean el entorno con procedimientos exagerados; sacan provecho de las riquezas de la naturaleza que son del bien común de la humanidad; y lo hacen sin escrúpulos y sin freno.


Repercusiones de los Tratados de Libre Comercio (TLC)
Promueven la privatización de bienes y servicios públicos.
Las personas tienen que asumir el costo de tales servicios para garantizar sus condiciones de salud, educación y alimento y el de sus familias, duplicando la jornada de trabajo dentro y fuera del hogar.
Generan desempleo femenino.
Es mentira que los TLC generen empleo para las mujeres. 
La política de reducción del Estado y la quiebra de pequeñas y medianas empresas debido a la injusta competencia con las trasnacionales, hace que las mujeres sean lanzadas del mercado laboral formal y obligadas a incorporarse al sector informal sin ningún tipo de protección laboral.
Producen empleos sin respeto a la legislación laboral.
Los TLC consolidan un esquema de desarrollo maquilador, que visualiza a los futuros trabajadores como mano de obra barata, sin garantizarles condiciones dignas de trabajo.
Estimulan impedimentos a la Migración.
El exclusivo interés de los TLC es contar con la libre movilidad de mercancías y bienes más no de personas, esto, representa un impedimento para que los trabajadores busquen empleos en otros países.
Destruyen las economías agrícolas locales.
Con la primacía de la producción agroempresarial, en la cual las trasnacionales producen alimentos con fines de lucro, se genera la destrucción de las pequeñas unidades productivas, que son las que abastecen los mercados internos.
Deterioran el medio ambiente y la biodiversidad.
Cualquier regulación estatal destinada a preservar el medio ambiente no es respetada si esta representa un obstáculo al comercio y a la inversión. Teniendo las empresas el derecho de denunciar legalmente a los Estados en tribunales internacionales si la protección al medio ambiente reduciría sus ganancias.
Institucionalizan la violencia y la militarización de la sociedad.
Para salvaguardar los intereses de las trasnacionales los Estados recurren a mecanismos de represión y violencia contra la ciudadanía.
Aumentan la pobreza y la desigualdad.
Los TLC favorecen el enriquecimiento exclusivo de las empresas trasnacionales y de los grupos de poder económico de los países, aumentando las profundas desigualdades económicas y sociales existentes. Impactando más profundamente a las mujeres latinoamericanas, que en su mayoría viven en condiciones de pobreza.


¿Qué es el ALCA?


ALCA es la sigla del proyecto “Área de Libre Comercio de las Américas”, diseñado por sectores empresariales y gubernamentales del mundo para ampliar y reforzar el dominio sobre los pueblos y países del hemisferio y, a la vez, consolidar su hegemonía. 

Su lanzamiento formal se realizó en la 1ra Cumbre de las Américas celebrada en Miami, en diciembre de 1994. 

A inicios de aquel año había entrado en vigencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN (Canadá, México y Estados Unidos), de cuya expansión hacia el resto del continente, salvo Cuba, se encargaría el ALCA.

Para las negociaciones del ALCA se conformaron nueve mesas permanentes sobre los siguientes temas:
1. Agricultura
2. Compras del sector público
3. Inversiones
4. Acceso libre a mercados
5. Subsidios
6. Servicios
7. Derecho y propiedad intelectual
8. Política de competencia
9. Tribunal de controversias
En cada mesa participó un delegado oficial de cada país, pero el gobierno de Estados Unidos tiene amplia hegemonía y domina las negociaciones, las cuales hasta el año pasado se mantenían bajo un secretismo absoluto. 
Gracias a la presión social y ciudadana a lo largo de las Américas, con su máxima expresión en manifestaciones masivas en Buenos Aires y Québec, en julio de ese año por primera vez se dio a conocer el borrador de las discusiones.

ALCA: Un vulgar proyecto colonialista
El ALCA no es tan solo un acuerdo comercial, como oficialmente se lo pretende vender. Se trata de un proyecto que responde a las necesidades de la economía estadounidense y a los intereses de los poderosos de la Tierra. 
El capitalismo internacional y sus defensores están entrando en una crisis financiera y de producción de bienes muy profunda. 
Para salir de esa crisis precisan imponer un nuevo patrón de acumulación de capital basado en nuevos centros hegemónicos. 
Para alcanzar esta meta, están utilizando la guerra y un supuesto combate contra el terrorismo para consolidar su control político y económico en todo el hemisferio. 
El gobierno de EE.UU., además busca garantizar a las grandes corporaciones transnacionales asentadas en EE.UU. la facilidad de escoger la entrada y salida de los países, bajo las condiciones que ellas determinen, sin ninguna responsabilidad hacia dichos países, personas o medio ambiente.
El General Colin Powell, secretario de estado norteamericano, claramente señalaba: “nuestro objetivo con el ALCA es garantizar a las empresas norteamericanas el control de un territorio que va del Polo Ártico hasta la Antártida, libre acceso, sin ningún obstáculo o dificultad, para nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio”.
Si este Acuerdo entra en vigencia, la soberanía de los países y pueblos quedará seriamente comprometida, pues bajo las reglas de juego que se pretenden imponer, el poder de decisión en materia económica, política y cultural se transferirá a las empresas e inversionistas privados globales del mundo. 
América Latina y el Caribe quedarán condenados a ser exportadores de productos primarios y semi-manufacturados, intensivos en explotación de mano de obra y de los recursos naturales no renovables, ya que se ahondará la brecha del contenido tecnológico de las exportaciones e importaciones. 
No hay exageración alguna cuando se dice que el ALCA es la expresión de un vulgar colonialismo.
La gran contradicción que tiene este proyecto del ALCA, al pretender imponer compromisos “iguales” sin considerar los desequilibrios estructurales entre las economías del hemisferio, es que por primera vez en la historia estamos ante una amenaza que afecta a todos los sectores sociales y a todos los países de la región. 
Un reto inédito que dio lugar al nacimiento de la Alianza Social Continental (ASC), en tanto espacio que promueve la más amplia unidad para bloquear el ALCA, bajo la premisa de que “otra América es posible”.
Es en este espacio que nació la idea de impulsar una Campaña Continental contra el ALCA, como expresión concreta para articular fuerzas y acciones contra el ALCA y proponer la construcción de nuevos caminos de integración continental basados en la democracia, la igualdad, la solidaridad, el respeto al medio ambiente y a los derechos humanos. 
Y esto, con el entendido que esta lucha no puede ser considerada como una actividad más, sino como una prioridad dentro de las luchas de cada sector y organización.
Como toda idea válida, ésta fue recogida por una serie de redes y coordinaciones sociales y por eventos concentradores sobre el tema, tal el caso del Encuentro Hemisférico contra el ALCA, celebrado en La Habana, Cuba, en noviembre de 2001. 
Y es así como, el 4 de febrero del 2002, en el marco del Foro Social Mundial, en la ciudad brasileña de Porto Alegre, con una marcha que congregó a unas 50 mil personas, se lanzó formalmente la campaña continental contra el ALCA.
La Campaña Continental contra el ALCA estableció los siguientes objetivos:
a) Bloquear el ALCA
b) Defender nuestra soberanía nacional
c) Cambiar el modelo económico de dependencia externa
d) Construir una alternativa de integración popular y soberana entre los pueblos americanos.
Además, propuso, como orientación general, que para el efecto es preciso:
a) Priorizar esta campaña (no considerarla como una actividad más).
b) Desarrollar las actividades como un proceso permanente.
c) Estimular la lucha de masas.
d) Realizar un intenso trabajo de información a la base social y al pueblo.
e) Vincular esta lucha con los otros componentes de la estrategia colonizadora (Deuda, Plan Colombia, Plan Puebla-Panamá y planes afines, etc.).
¿Dios, es capitalista?
John Stanton y Wayne Madsen
“La máxima expresión de Fe y Religión para la humanidad son los intangibles como acciones, fondos mutuales y dinero. Artículos cuyo único valor es la confianza o Fe que se tenga en ellos y su sistema especulativo. 
Es por ellos, con la protección divina, que se hacen las guerras y se corrompen los hombres, como si se estuviera develando el Anticristo” (N. del E.)
Dios existe, y es una empresa.
La evidencia es irrefutable. 
Sin importar a través de cuál subsidiaria ¿Islam, Catolicismo, Evangelismo Cristiano?, está claro que Dios cree en un mundo regido por el Capitalismo, y demanda a sus acólitos una saludable cartera de inversiones en acciones y fondos mutuales, y una incuestionable fe en los proveedores de la avaricia y la corrupción. 
Dios es extravagante en cuanto a gusto, paternal en su visión del mundo y valora la publicidad que logra a través de la moneda de EE.UU. y en los recitados diarios de la promesa de lealtad a EE.UU. 
Está encantado con la construcción de casas de culto palaciegas alrededor de todo el mundo, a expensas de los cientos de millones de personas empobrecidas que luchan por obtener comida, vestimenta y abrigo. 
¿Hay alguna duda de que Dios favorece a los impíos ricos y poderosos: los Bush, los Bin Laden, los Murdoch y Alsaud, los Rumsfeld y Cheney?
Dios no tiene problemas con la desigualdad de ingresos y la competencia brutal que representa el Capitalismo. Es más, la estimula y la aplaude. 
Su amado imbécil, el Presidente de EE.UU. George Bush II, habló recientemente como si fuera Dios, cuando dijo que “todos los asuntos políticos vienen de Él y deberíamos preguntarle su opinión en la elección de jueces para las cortes de EE.UU”. Pero hay más. 
El Presidente se debe a Dios porque él lo ayudó a convertirse en un verdadero capitalista, haciéndolo millonario.
¿Con tantos pobres, tantos hogares con ingresos medios luchando para llegar a fin de mes, puede haber alguna duda de cuáles son las prioridades de Dios? 
¿Es acaso raro que esté trabajando a través de sus corporaciones, presionando al Congreso de EE.UU. para obtener más rebajas de impuestos, manipulando los mercados financieros del mundo, cambiando las leyes de impuestos en todos lados para favorecer a sus ricos acólitos, y asegurándose de que los ejecutivos de las empresas gocen de inmunidad ante la persecución?
Santas Inversiones
En los Ministerios Financieros de Crown, se enseñan a los practicantes los “Principios Financieros de Dios”.
Según Crown, Dios sugiere que la administración financiera disciplinada se logra invirtiendo de acuerdo al asesoramiento financiero de la Biblia. En esto no hay modelos econométricos. 
“Es la bendición del Señor la que nos hace ricos, y Él no añade pesar a ello” (Proverbios, 10:22). 
Con este consejo, Crown da a los líderes religiosos y a sus rebaños las herramientas necesarias para invertir y administrar el dinero para vivir alegremente, y, por supuesto, convertir los ingresos en donaciones que vuelvan a la burocracia de Dios.
Dios invierte a través de sus numerosas subsidiarias, ganando dinero con todo, incluyendo prótesis de cadera, videojuegos, refrescos, ingeniería genética y contrataciones de defensa. 
Además, en los Fondos Cristianos de Responsabilidad, los administradores de inversiones de Dios son bastante exigentes en cuanto a que los “hacedores del mal” puedan meter mano al dinero divino. 
Los cristianos controlan sus fondos y evitan invertir en acciones o bonos de compañías envueltas en aborto, alcohol, juego, pornografía e industrias del tabaco. Alegan ser el único fondo mutual con esos filtros. ¡Pero hay más!
El Plan Timothy, va un paso más allá del ofrecimiento financiero cristiano y asegura que es “una familia de fondos mutuales que ofrece a los individuos, como usted mismo, una elección bíblica a la hora de invertir. 
Si está preocupado por los temas morales (aborto, pornografía, entretenimiento que perjudique a la familia, estilos de vida fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo, alcohol, tabaco y apuestas) que están destruyendo a los niños y las familias, usted ha venido al lugar indicado. 
Curiosamente, uno de los portfolios de Timothy incluye inversiones en BioGen, una compañía que desarrolla drogas a través de la ingeniería genética y Electronic Artas, proveedores de violentos viodeojuegos. 
También está KPMG Consulting en la mezcla, la firma con muchos contratos en materia de defensa y responsable de la auditoría falsa de Xerox.
BussinessWeek informa que KPMG se encuentra bajo investigación en el SEC (Securities and Exchange Commission, Comisión de cambio y seguridad de las acciones de EE.UU.). 
El 24 de abril, la filial alemana de KPMG tuvo que rechazar los informes financieros de su antiguo cliente Comroad, una pequeña compañía de software cercana a Munich. 
La vergonzosa razón: El 23 de abril un nuevo auditor encontró que el 97% de las ventas del año 2000 venían de una compañía inexistente. 
El anterior director de Comroad, Bodo A. Schnabel, está en la cárcel esperando un juicio por fraude. En un intento por reducir el daño, KPMG ha informado que reauditará a los 35 clientes que operan en el mercado de alta tecnología Neuer Market de Frankfurt. Nada como un viejo fraude cristiano. 
Pero es el regreso lo que importa, sin importar que reacomode el código genético (por supuesto que a Dios ya no le molesta) o las relaciones con la ilegalidad que puedan tener las inversiones de Timothy.
¡Muéstrenme el dinero!
“En el nombre de Alá, el más lleno de gracia, el más piadoso” se lee en el cartel del Banco de Desarrollo Islámico en Jeddah, Arabia Saudita. Fundado en 1975, su propósito es promover el “desarrollo económico y el progreso social de los países miembros y de las comunidades musulmanas individualmente, así como, conjuntamente de acuerdo a los principios de la Sharia, la Ley Islámica”. 
El Banco ayudó a lograr la atención de Wall Street y, en consecuencia, en 1999 se creó el Índice Dow Jones del Mercado Islámico que contiene acciones de 1862 empresas que obedecen la Sharia de 34 países con una capitalización de mercado de 11 billones de dólares estadounidenses. 
El Índice Islámico de Mercado FTSE contiene 660 compañías que cumplen con la Sharia e incluye notables como Coca-Cola y Microsoft.
El asesoramiento financiero islámico, como su contraparte cristiana de Crown, está adornado con citas de trabajos “sagrados” que recuerdan al inversor o prestatario de la gravedad de invertir con Dios o recibir préstamos de él. 
“Teme el día en que serás retornado a Alá, cuando a todos se pagará completamente lo que han ganado. Y no serán perjudicados.” 
Esta admonición aparece en un portal de actividades bancarias islámicas después de una discusión sobre financiamiento y préstamos. 
Según el Corán y la Biblia, jugar con el dinero de Dios sin lograr un buen resultado, puede acarrearnos muchas preocupaciones y ocasionar problemas el día del juicio final.
Por supuesto que ninguna visión sobre las finanzas divinas estaría completa si no mencionamos a la Iglesia Católica. 
El Catholic Values Investment Trust (Trust Inversor de Valores Católicos), coloca el dinero de Dios en aproximadamente 100 paquetes de acciones de primer orden pero el dinero sólo puede invertirse después de que el Magisterio de la Iglesia y la Junta de Asesores del Trust, revisa los paquetes de acciones para asegurarse de que las compañías representadas por ellos se adhieren a las enseñanzas del Señor. 
La Junta tiene como miembros a Margaret Heckler, una ex- congresista, embajadora y burócrata del gobierno de EE.UU. y dos ex-embajadores ante la Santa Sede de Roma. 
Las inversiones incluyen a las contratistas de defensa General Electric e ITT Industries, Alcoa Aluminum, American Express, Coca-Cola, Pepsi y conglomerados de empresas de crudo y energía. 
Con 1000 dólares estadounidenses puedes entrar en los fondos de alto rendimiento del Catholic Trust.
En las inmortales palabras del Pastor Simon de Cheltenham, Inglaterra, “Vemos que Dios, lejos de oponerse al dinero, da poder para lograr la riqueza. 
El poder de lograr la riqueza se consigue con Dios. 
Así que ¿qué debemos hacer? Debemos recordar a Dios y reconocer Su plan para la riqueza en las manos de los hombres y mujeres piadosos”.
Así que sal y consigue al mejor tirano capitalista que encuentres. 
Y recuerda, cuando pongas tu alma en subastas E-bay, regatea mucho con Dios. 
Después de todo, Él también es capitalista.


Reflexiones sobre el dólar y el imperioso final de los tiempos


Ningún otro período de la historia ha conocido una escalada bélica como la acaecida durante el siglo XX. 
Más de cien millones de personas perecieron desde comienzos del siglo pasado a causa de las guerras. 
Guerras que han tenido un trasfondo económico, muchas veces, con apariencia libertaria. 
Hace cerca de 2000 años, en un monte cercano a la antigua ciudad de Jerusalén, tiene lugar una plática considerada por muchos como la más profunda y detallada en su género. 
Allí, un pequeño grupo de buscadores del Reino de la Justicia y la Igualdad se reune en torno a su maestro, Jesús de Nazaret. 
La pregunta que le formulan sus seguidores motiva una respuesta que abarca numerosos siglos y se centra en la época actual. “(…) 
Y estando después sentado en el monte de los Olivos, se llegaron los discípulos y le preguntaron en secreto: Dinos, ¿cuándo sucederá eso?, y ¿cuál será la señal de tu venida, y del fin del mundo?” (Mateo 24;3). 
Luego, Jesús les responde dicha pregunta mencionando varias señales que indicarían la proximidad del fin.
Es de considerar, que el término “fin del mundo” empleado en este pasaje bíblico no se refiere a la desaparición física del planeta sino a la culminación del régimen inhumano que ha ejercido el hombre sobre la existencia en el mismo. 
Sin embargo, la orientación actual de la guerra lleva en su esencia el concepto de “guerra total”, es decir, ataques simultáneos desde distintos ámbitos (diplomático, militar, civil, informativo, climatológico, computacional, etc.), en distintas partes del mundo a escala global, bien sea, con intervención directa de los EEUU, o apoyando a un aliado con lo cual se pretenden generar destructivos conflictos internos o externos en casi todos los países.

I- El Capitalismo y el dólar como instrumentos principales del deterioro mundial.
En materia económica, el principal problema del Capitalismo bien sea salvaje o neoliberal (heavy o light), radica concretamente en su sujeción a un régimen monetario específico. 
No importa qué tendencia política llegue al poder en algún país, mientras siga el sistema monetario basado en reservas obligadas de dólares, la política económica tendrá que ser idéntica necesariamente. 
El asunto es que ninguna moneda del mundo posee valor intrínseco – ni siquiera la americana.
Pero la de Estados Unidos tiene el privilegio de ser “moneda de reserva”, privilegio que se autoconcedieron los Estados Unidos con el apoyo de Gran Bretaña como triunfadores en la Segunda Guerra Mundial. 
Lo cual, significa que ninguna moneda de algún país tiene valor propio sino que su valor se deriva de la existencia en la Tesorería en sus respectivos Banco Centrales, de reservas de dólares. 
La estimación de la suficiencia o insuficiencia en reservas de dólares, de su crecimiento satisfactorio o decrecimiento insatisfactorio, queda al criterio individual de los especuladores mundiales quienes están atentos todo el día a cualquier indicio que consideren será analizado por los demás especuladores como una señal de fortaleza o debilidad. 
Las jugadas de los especuladores no son más que apuestas idénticas a las de un juego de póker, pues, determinan la estabilidad momentánea o el desplome abrupto de las economías de cualquier país del mundo.
Desde hace algunos años el Capitalismo ha entrado en su fase final de decadencia, razón por la cual sus benefactores requieren de una nueva forma de dominio y han venido ajustando otras formas de sujeción al materialismo económico con el trasfondo de la guerra preventiva; sin embargo, la imprevistamente incontrolable guerra en Irak está terminando por debilitar aceleradamente la economía estadounidense y, lógicamente, su moneda. 
Ahora, sin dólares no hay Capitalismo posible, pues, una cosa va concatenada a la otra como se verá más adelante (cuestión que a mi, particularmente, no me preocupa para ser honesta). 
Pero, la verdad es que el dólar controla toda la economía mundial y con esto, debemos inferir una eventual crisis económica global que se avecina más pronto que tarde. Paul Volker, Director de la Reserva Federal, afirmaba en una oportunidad que: “la suerte de la economía mundial está en manos del mercado bursátil de los Estados Unidos, cuyo crecimiento depende en unos 50 valores, la mitad de los cuales nunca han declarado beneficios”.
El Euro, a pesar de su aparente independencia, sin la existencia de dólares en el mercado no valdría nada. 
De hecho, según datos de Horacio Richardelli, Alemania, la primera potencia económica de Europa y tercera del mundo, entró en recesión pasando a tener crecimiento negativo (-0.2%) como resultado de los desbarajustes en la economía estadounidense. 
Holanda e Italia también se están parando. Irlanda, creció 10% en los últimos 3 años anteriores al 2003 y se enfrió a partir de Enero del mismo año. 
Se perdieron en el mismo lapso, 100.000 empleos en la Unión Europea, la primera disminución desde 1994. 
Hay una tasa de desempleo del 9.5% en Francia, Italia y Alemania. Japón sigue maniatado como en los años 90, aunque electoralmente crecen los candidatos anti-EEUU (Ishihara asumió como alcalde de Tokio). 
En EEUU, desde la crisis Enron, se han perdido 525.000 empleos y los inventarios de mayoristas siguen altos: esto implica que la compra de materiales es baja por lo cual no hay suficientes pedidos en las fábricas y, consecuentemente, ha caído la venta al menor. 
La producción industrial sigue bajando y el empleo estancándose. 
Ni que hablar de otras consecuencias sociales producto de la Guerra en Irak, al haberse desperdigado, inicialmente, 82 billones de dólares para financiar esta abominación. 
En fin, el mundo globalizado por el capital financiero muestra crecientes síntomas de atrofia, recesión y depresión….. ¿qué otra cosa se les ocurrirá próximamente?


II- Consideraciones bíblicas sobre el dominio de las Sociedades Secretas y el número 666 como clave ocultista en el dólar.


Es interesente observar como la Biblia nos ha prevenido en sus diversos escritos proféticos sobre el control ejercido por las Sociedades Secretas existentes desde hace mucho tiempo atrás. 
Dichas Sociedades, vienen operando desde las antiguas dinastías egipcias y sus doctrinas contaminantes han venido siendo difundidas alrededor del mundo, desde aquel entonces, por una casta del judaísmo. 
En la actualidad, el nasí (presidente israelí), mantiene el antiguo título del jefe del Sanhedrín, el ente judicial y legislativo supremo del pueblo judío en la Tierra de Israel desde los tiempos antiguos. 
Pero, en realidad es a través de las sociedades secretas o movimientos masónicos de cualquier tenor, como el imperialismo judío ha venido concentrando el poderío económico, político-financiero y religioso del mundo. 
A este tipo de dominio y sus implicaciones iluministas u ocultistas, es que Juan el evangelista hace llamar “antigua serpiente o Satanás” en su obra magistral sobre el final de los tiempos: El Apocalipsis.
Simón Wolf, jefe sionista, en su obra “La influencia de los judíos en el progreso del mundo”, escribía: “Todos nosotros sabemos que los banqueros más grandes del mundo, la familia Rothschild, son judíos. Y sabemos que no sólo dominan el mercado de capitales, sino el destino económico de Europa.”
Ahora bien, es el 1° de mayo de 1776 la fecha más importante dentro de los planes para un Nuevo Orden Mundial ideados por parte de las sociedades secretas luciferinas iluministas. 
En esa fecha un perverso jesuita de ascendencia judía, Adam Weishaupt, profesor de derecho canónico en la Universidad de Ingolstadt en Bavaria (hoy Alemania), y el Baron Adolph von Knigge reorganizaron una sociedad secreta denominada: 
Los Antiguos e Iluminados Videntes de Bavaria (AISB por sus siglas en inglés), dos meses antes que los Estados Unidos de Norteamérica instaurase su “independencia”, el 4 de julio del mismo año. 
Todas las operaciones fueron financiadas por Mayer Amschel Bauer (quien más tarde cambió su último nombre a Rothschild) conjuntamente con 12 de sus más poderosos amigos financistas, totalizando 13 de ellos.
Los Illuminati fueron erigidos bajo una mezcla de secretos masónicos (doctrinas satanistas), misticismo islámico (sufismo), disciplina mental jesuita (hatha yoga) y su particular elemento de peligro fue el uso científico de la droga hashish, para producir un “estado mental de iluminación” inspirado de la Asociación de Caballeros Templarios y la Orden de los Asesinos (Circa 1050 AD).
Los manuscritos iluministas provienen propiamente de la cultura egipcia, el más representativo lo constituye el texto funerario denominado: “Libro de la Muerte”. 
Por tanto, la Iluminación ha sido desde hace milenios un apreciado componente de la masonería y otros grupos ocultos cuyo origen se remonta a códices existentes en las viejas dinastías de Egipto, algunos de los cuales eran transcritos en las columnas de los viejos templos. 
Consiste en resumidas cuentas en que el candidato solicita “la luz en la masonería” y sube de la escalera de iniciación para recibirla. 
Esta es la razón por la que las sociedades con énfasis en la Iluminación como AISB, llegaron a ser conocidas por su nombre más común, los Iluminados (Illuminati). 
El término proviene del plural en latín, Illuminatus, que significa “aquel que es iluminado”. Así, identifica a una persona que ha recibido el grado pleno de la iniciación disponible a través de la masonería, que le hace conocedora de secretos que, supuestamente, lo hacen superior al resto de los humanos. 
Y aunque, Weishaupt, afirmaba que el término provenía de Lucifer queriendo significar “portadores de la luz”, técnicamente, un illuminati es un maestro masón que ha recibido todo el conocimiento secreto que la masonería puede otorgar.
II.1- Símbología contenida en el dólar:
Los ocultistas creen en un poder contenido en los números. Y que el máximo poder puede obtenerse con la práctica de la Gematría. 
El Diccionario de la Nueva Era define Gematría como “el arte de interpretar las designaciones y cualidades de Dios a través de letras y números”. 
Para las sectas ocultistas, los números 1, 10 y 100 representan “la unidad”, o “la perfección ordinal”, mientras que el número 6 representa “la unión de todas las dualidades aparentes en la realidad”, o “la unión del infinito con el finito”.
Las letras en la base de la pirámide egipcia al reverso del dólar representan ciertos números romanos que sumados igualan 1776, año cabalístico en el cual se impulsa el Capitalismo como sistema económico referencial con una publicación desde Londres, se afianzan los Illuminati en Los Estados Unidos como orden y se estabecen las bases “independentistas” de esa misma nación que han servido de referencia socio-cultural contaminante para los demás países del mundo.
La persona responsable del diseño y promoción de este sello fue Benjamin Franklin, que era un conocido iluminista. Muchas personas creen que la fecha del Gran Sello hace referencia exclusiva a la Declaración de la Independencia estadounidense (4 de julio), pero no. 
La fecha del 1° de Mayo de 1776, marca la formación de los Illuminati por Adam Weishaupt. y, también, es una fecha especial dentro del calendario satánico (May Day, Beltane, Lady Day, El Gran Climax Satánico). Este era un día de juramento para los satanistas de continuar su búsqueda en pro de un Gobierno Mundial.
Los Illuminati utilizaron el Sistema de Numeración Babilónica para diseñar el Gran Sello graficado en el dólar (The Great Seal). Dicho sistema de numeración no era basado en 10 sino en 6. 
Por ejemplo 600 podría ser 1000, 60= 100, y 6 = 10. Si dividimos el año 1776, (MDCCLXXVI) primeramente en tres grupos primarios “MDC”, “CLX” y “XVI”, luego en tres grupos inferiores “M.DC”, “C.LX” y “X.VI” y, a su vez, reagrupamos los grupos inferiores todos juntos, se obtienen “MCX” y “DCLXVI” que representan 1110 y 666. 
Pero si usamos el sistema sexagesimal usado en el pasado por los babilonios (de base 60), en lugar del sistema decimal (de base 10), 1110 se convierte en 666 que es como decir 1110 multiplicado por 100 y dividido entre 60. 
Entonces DCLXVI descifra 666 en el sistema de base decimal y MCX también, pero en el sistema sexagesimal.
“Aquí está el saber. Quien tiene, pues, inteligencia, calcule el número de la Bestia. Porque su número es el que forman las letras del nombre de un hombre; y el número de la Bestia es 666.” (Ap. 13;18)
“MDCCLXXVI” M=1000 / D=500 / CC=200 / L=50 / XX=20 / V=5 / I=1 =1776
(M ÷ D) x (CC ÷ L) x (XX ÷ V) x 1 = 32
(M ÷ D) x (CC ÷ L) x (XX ÷ V) + 1 = 33
DCLXVI= 666
El ojo omnisciente era un símbolo de los viejos tiempos. Los babilonios y los egipcios lo exhibían en muchas formas, una fue “UDJAT” o el “ojo de Horus” que también identifica a Lucifer. Udjat es el ojo del Dios egipcio pagano HORUS. Este era el jeroglífico más común entre los egipcios, y la clave de su religión.
El número 13: a la derecha del retrato de George Washington en el anverso del billete, se observa el sello del Departamento del Tesoro. 
Este contiene una llave, la balanza de la justicia y un cheurón (pieza heráldica parecida a una “v” invertida), que es un símbolo bien importante dentro de la francmasonería. Si lo observa verá 13 huecos en él. 
Existen también 39 puntos verdes que circundan el cheurón, la llave y la balanza. 
También pueden observarse:
13 hojas en la rama de olivo
13 barras y bandas en el escudo
13 flechas en la garra derecha del águila
13 letras en la frase “E Pluribus Unum” sobre la cinta
13 estrellas en la cresta de arriba
13 piedras de granito en la pirámide (las 13 capas representan las 13 líneas de sangre iluminada [castas] )
13 letras en la frase Annuit Coeptis
El águila reemplaza al Ave Fénix en 1841 como el pájaro nacional de los Estados Unidos. Dicha ave ha sido un símbolo de hermandad desde el antiguo Egipto. 
Fue adoptada por los padres fundadores de EEUU para ser usada en el reverso del primer sello oficial de ese país después de un diseño propuesto por Charles Thompson, Secretario del Congreso Continental. 
El águila tiene 32 plumas en el ala derecha, pero 33 en su ala izquierda. Las 32 plumas representan el número de grados ordinarios del Rito Escocés, y las 33 plumas representan el nivel de grado 33. (32+33=65). 
La cola porta nueve plumas, el número de grados en el Rito de York. 
El águila, en sin misma, es un icono prominente de la masonería, que es usado extensivamente en el Rito escocés. Justo debajo de la cabeza del águila se observan 13 pentagramas con una nube.
Los pentagramas estan dispuestos en la punta del hexagrama (estrella de seis puntas)- o Gran Sello de Salomón (no confundir con la estrella de David). 
El hexagrama es una poderosa herramienta usada por los paganos y hechiceros para invocar a Satanás. También este es el signo más representativo del Sistema contrario a Dios a través de 6 puntas, 6 ángulos y 6 planos (666). 
Los Los 5 puntos de los pentagramas multiplicados por 13 estrellas igualan 65, el mismo número cabalístico mencionado arriba. En la francmasonería, el Pentagrama es encontrado comúnmente en el interior de las cámaras de las logias masónicas y se utilizan para los ritos de encantamiento y conjuro. 
En su origen antiguo representaba la Estrella Sirius, entrelazado a través de la adoración ocultista a la diosa egipcia Isis. Así, este ha llegado a ser el símbolo de la Orden de la Estrella Oriental, la contraparte femenina a la hermandad exclusivamente masculina dentro de la francmasonería.
Hay un diminuto búho justo a la izquierda del “1” que aparece en la esquina derecha a lo alto del billete de dólar (puede observarse perfectamente con una lupa). 
De vez en cuando políticos iluminados como Bill Clinton y George W. Bush han sido retratados portando el símbolo luciferino del búho con cachos, entre sus manos.